Etiquetas

Belleza en sonido...

Un hombre se sentó en una estación del metro en Washington y comenzó a tocar el violín, en una fría mañana de enero.

Durante los siguientes 45 minutos, interpretó seis obras de Bach.

Durante el mismo tiempo, se calcula que pasaron por esa estación algo más de mil personas, casi todas camino de sus respectivos trabajos.

Transcurrieron tres minutos hasta que alguien se detuvo ante el músico. Un hombre de mediana edad alteró por un segundo su paso y advirtió que había una persona tocando música.

Un minuto más tarde, el violinista recibió su primera donación: una mujer arrojó un dólar en la lata y continuó su marcha.

Algunos minutos más tarde, alguien se apoyó contra la pared a escuchar, pero enseguida miró su reloj y retomó su camino.

Quien más atención prestó fue un niño de 3 años. Su madre tiraba del brazo, apurada, pero el niño se plantó ante el músico. Cuando su madre logró arrancarlo del lugar, el niño continuó volteando su cabeza paramirar al artista.

Esto se repitió con otros niños, pero todos los padres, sin excepción, los forzaron a seguir la marcha.

En los tres cuartos de hora que el músico tocó, sólo siete personas se detuvieron y otras veinte dieron dinero, sin interrumpir su camino.

El violinista recaudó 32 dólares. Cuando terminó de tocar y se hizo silencio, nadie pareció advertirlo.

No hubo aplausos, ni reconocimientos.

Nadie lo sabía, pero ese violinista era Joshua Bell, uno de los mejores músicos del mundo, tocando las obras más complejas que se escribieron alguna vez, en un violín tasado en 3.5 millones de dólares.



Dos días antes de su actuación en el metro, Bell colmó un teatro en Boston. La entrada más económica valía 100 $.

Esta es una historia real.

La actuación de Joshua Bell de incógnito en el metro fue organizada por el diario The Washington Post como parte de un experimento social sobre la percepción, el gusto y las prioridades de las personas.

La consigna era: en un ambiente banal y a una hora inconveniente...

¿Percibimos la belleza?

¿Nos detenemos a apreciarla?

¿Reconocemos el talento en un contexto inesperado?

Una de las conclusiones de esta experiencia, podría ser la siguiente:

Si no tenemos un instante para detenernos a escuchar a uno de los mejores músicos interpretar la mejor música escrita...

¿De qué otras cosas maravillosas nos estaremos perdiendo?

DE CUANDO BLANCANIEVES TOMÓ LA PÍLDORA DEL DÍA DESPUÉS Y LA TRAGEDIA DE NO SER RUBIA

Desde pequeños, los cuentos de hadas ocupan un lugar muy importante en nuestras vidas y más aún en nuestra pequeña e inmadura psique.

Al leerlos, o al verlos reflejados en las películas típicamente Disney, hemos pasado por todos los estados , de la risa al llanto, del miedo a la tensión. De alguna forma, recogemos en nuestra mente personajes con los que nos sentimos identificadas.

Más allá de los bonitos y cándidos recuerdos, los cuentos infantiles han sido objeto de diferentes estudios analíticos que intentan ver su influencia negativa en la vida adulta de sus receptores.

A diferencia de los cuentos contemporáneos, los clásicos tienen un matiz problemático: abordan la muerte , el abandono, los límites de la existencia o por el contrario, la vida eterna. Los cuentos tradicionales muestran o lo bueno o lo malo,o la bruja malefica o el hada buena , causando asi una disociacion y generando sentimientos de contrariedad. Los monstruos mas temibles pueden despertar el lado más oscuro, así como el heroe y heroina nuestros aspectos mas aceptables. Monstruos, dragones, gigantes, no son atractivos, pero son los que tienen el poder. El héroe , por el contrario, es el
que se idealiza, es por lo general con el que el niño se siente identificado.

Hablo, por ejemplo, de Perrault, de los Hermanos Grimm o de Andersen, escritores que durante toda mi vida consideré "sanos" y que marcaron definitivamente la vida de tantas y tantos. Algunas opiniones/teorías que he leído y releído vienen a ser las siguientes:

- "La bella durmiente". El príncipe se enamora perdidamente de ella porque es hermosa, pero está dormida, lo que quiere decir que crecimos aprendiendo que las mujeres teníamos que ser mudas o estúpidas peeeeero por supuesto hermosas (el príncipe se enamora SOLAMENTE de su belleza).

- Lejos, más y más lejos en "peligrosidad mensajística" está Blancanieves de quién se enamoran cuando está muerta, lo que es CASI lo mismo pero peor aún, porque encima de muda, es frígida.


- La Cenicienta no vale nada si no está vestida como una diosa. Aunque el mito de la "sirvienta que se casa con el millonario" sigue hasta nuestros días en miles de películas y series de TV; y lo que es peor, en la cabeza de muchísimas mujeres que siguen creyendo que sin "ÉL" nunca van a ser nada, como dicen los cuentos o en la cabeza de muchos hombres que quieren a la super ama de casa bellísima a la que si sacan de pobre siempre será de ellos.


- En "nefastuosidad" no se queda atrás "El gato con botas", que ayuda a su dueño a hacerle creer a la princesa que es millonario (aunque es un mendigo) y así se casa con ella (o sea, mintiendo, por que si dice la verdad (que es pobre), no lo quiere nadie).


- A Hansel y a Gretel, los padres los abandonan cruelmente en el bosque por falta de dinero y encima ellos "asesinan" a una anciana, aunque se les perdona porque era una anciana caníbal.


- En Caperucita Roja, el lobo se desayuna a la abuelita por culpa de que la estupidez de Caperucita (mujer tenía que ser) de hablar con desconocidos.


- En "Jack y las habichuelas mágicas", el chico le "roba" olímpicamente y con descaro al ogro mientras duerme. Y se supone que hizo genial. Encima también lo mata porque cuando el ogro lo persigue (consideren que le robaron SU gallina de los huevos de oro) Jack corta el árbol gigante haciéndolo caer desde semejante altura. Pero no importa por que era "ogro" y a los "ogros" hay que matarlos a todos.


- El "Patito feo" es feo por que es "negrito y pequeño" y por eso NADIE lo quiere y lo discriminan, pero por suerte cuando crece se pone hermoso... o sea, "blanco y alto" (se convierte en cisne).

Así como el mensaje hacia las mujeres es cuanto menos curioso..., no se queda atrás el dirigido a los hombres: Si no eres un príncipe poderoso, millonario y valiente, NUNCA vas a encontrar a una mujer que valga la pena.

He de reconocer que las películas de Disney siempre me han encantado, y me he tragado casi todas. Ahora pienso si mi eterna imaginación, mi tendencia enamoradiza e idealizante de los hombres o mi extrema sensibilidad tienen algo que ver con todo ésto...

En fin, por suerte para los niños y niñas de la generación actual su niñez habrá consistido en Tinki Winki y Pikachu; en todo caso, tendrán otro tipo de traumas...

Con rumbo a ninguna parte

Una vez leí una muy buena frase que decía "Cuando no sabes hacia qué puerto navegas, ningún puerto es bueno..."; frase que me llegó al corazón.

¿Nunca os habéis sentido perdidos en este mundo, sin saber qué hacer?, ¿cómo seguir?, ¿qué camino elegir?, pues bien... ahora mismo es como yo me siento, supongo que es normal cuando terminas una etapa de tu vida y tienes que decidir qué hacer con ella.

En ese momento tan solo esperamos que la decisión que tomemos sea la correcta, lo que sucede es que eso sólo lo sabes con el tiempo, y muchas veces tienes la opción de volver atrás y rectificar, pero otras veces no es así y debes sobrellevar las consecuencias de tu decisión toda tu vida...

Hace ya casi cuatro meses que decidí bailar sola de nuevo por el mundo y verme enmarcada en soledad no ha sido fácil. Pero no me arrepiento. La comodidad, la rutina, el hastío, nunca fueron conmigo. Comenzaré de nuevo mi andanza con la experiencia y el aprendizaje en la "mochila", dispuesta a recoger y enfrentarme a todo lo que esta vida tenga que ofrecerme (no estaría mal que comenzara ofreciéndome un trabajo estable y unos aprobados en Junio).

Caminé sin rumbo.
Caminé por esas calles bulliciosas, intentando buscar algo, tal vez inconscientemente te esté buscando a ti.
Busqué en el aire, que te necesitaba para poder respirar.
Busqué un rayo de sol, para iluminar mi vida.
Busqué en el agua, para saciar la sed de mis labios.
Te busqué, y al no encontrarte... te inventé sobre mi almohada.

Enigmas de la Humanidad II

Vaya, yo que pensaba que el blog se actualizaba solo...

En fin, dejaré por estos lares mi reflexión, y a la vez cabreo, de la última semana:

GRACIAS.

Sí, muchas gracias a todas aquellas personas que no han querido saber nada de mí durante años, a aquellas que me hicieron alguna putada por la que dejamos de hablarnos, a aquellas que me han puesto mil excusas para no quedar cuando más lo necesitaba, a aquellas que no contestaron sms ni emails, a aquellos que desaparecieron sin dar explicaciones, a aquellas que me evitan cuando me ven en un bar, a aquellas que no saben ni si estoy viva y, en definitiva, a toda la gente oportunista con la que me he cruzado por la vida.

Vosotros sabéis quiénes sois. Yo también.

GRACIAS por vuestra preocupación por mi vida social... pero...

NO VOY A HACERME UN TUENTI NI UN FACEBOOK NI NADA POR EL ESTILO.

Dejar de enviarme invitaciones al mail.

Que os firme las fotitos vuestra respectiva señora madre.



Qué agusto me he quedado, oye. Y si entran en el blog y lo leen, mejor.

A pesar de mi ex-fotolog y de este blog, no soy amiga de las redes sociales, por llamarlas de alguna manera. En todo caso, nunca entenderé ni que la gente a la que me refiero tenga tan poca vergüenza de enviarme invitaciones, ni que de repente la gente esté tan obsesionada con hacerse fotos y comentar la juerga del pasado finde paso por paso (uy sí, mira, un contenedor de basura caído, uy mira qué graciosa la foto del chino vendiendo cerveza, uy eso fue donde measte...¿?), ni que el medio de comunicarse con los AMIGOS se base en internet.

Ni me importan las fotos de los demás, ni quiero compartir mis fotos con todo kiski que tengo por el MSN, ni quiero cambiar las cervezas de los Domingos o de los Lunes comentando qué tal lo he pasado.



No me importa saber qué red social es mejor, ni qué ventajas tiene. Tan sólo quiero vivir a mi aire, como siempre, y sobre todo que me dejen de llegar invitaciones de gente mononeuronal sin escrúpulos.

Tendré menos "amigos", seré menos guay, no estaré a la moda, no me enteraré de muchas cosas... pero y qué... prefiero eso a retomar falsas amistades, o que mis amistades se mantengan por una web. La gente que quiera saber de mí, ya sabe donde estoy. Y no, no es en el blog ni en el MSN.


He dicho.