Etiquetas

Para ti, capullo, DON CLINT EASTWOOD

Vaya semanita de cine que me he metido para el cuerpo (lo malo es que a esto hay que sumarle las cañas, las cenas en el Burguer y demás excesos que no vienen nada bien para la línea; Fernando, me vas a tener que avisar pa' la próx. carrera XD). Por orden cronológico:

- "Camino": en casita y bajada de "la mula". Demasiado lacrimógena para mi gusto, pero me parece una película bastante reseñable. A fin de cuentas, es de destacar que sea española y no salgo ni un travesti en toda la película :)

- "Slumdog Millionaire": en el cine. Sensacional. Happy Endings forever! :P

- "The Wrestler": en casa de mi amigüito Pablo con cerveza y snacks de gambas del "chino" de abajo XD No está nada mal, aunque de Aronofsky me quedo con "Requiem por un sueño" y sobre tod con "Pi (fe en el caos)". Gran papel el de Mickey Rourke, me sorprendió gratamente, se nota que parte de ese personaje es su propia vida. Y qué decir de Marisa Tomei, de su cuerpo, de sus pechos... como actriz valdrá una mierda, pero alegra la vista en sus películas que no veas.

- "Shutter": en casita de Pablo con los snacks pero con Coca Cola esta vez, jaja... Tengo demasiadas películas asiáticas que ver en mi "lista de pelis japonesas pendientes" (aunque ésta creo que es tailandesa), porque me sacas de Kurosawa y me pierdo. Me encantan estas pelis de terror.

- "EL GRAN TORINO": en el cine. Por fin!!!! Y he aquí que creo que alguien como el jefazo Clint Eastwood y su última creación se merecen una entrada en el blog de esta humilde admiradora del cine en general y de este Maestro en particular:

Clint Eastwood es un icono, un mito y una leyenda del cine, un actor y director increíblemente prolífico, y una figura indisolublemente ligada al género de los western.



Clinton Eastwood Jr. nació en San Francisco en 1930 [TELA!] y se crió en Oakland, aunque corrían tiempos de la Gran Depresión y su familia debió mudarse varias veces en busca del sustento. De adolescente, Clint se vio atraído por el mundo de la música de jazz y de blues, llegando incluso a tocar el piano en algunos clubs de Los Ángeles (pufff el hombre perfecto :D). Al mismo tiempo, combinaba esta actividad con trabajos ocasionales, entre ellos el de leñador y gasolinero.

Luego, el ejército dejó una huella indeleble en Clint Eastwood, ya que mientras cumplía el servicio militar, su avión se estrelló en el océano y el joven salvó su vida nadando fatigosamente hasta la orilla. Eso si, su estancia en el ejército se prolongó varios años ejerciendo como instructor de natación.

Le siguieron algunos años en la Universidad de Los Ángeles estudiando actuación y un matrimonio a los 23 años con Maggie Johnson.

A continuación comenzaría su carrera cinematográfica con papeles menores en filmes de la compañía Universal Pictures. El siguiente escalón fue la gran popularidad que le reportó su personaje de cowboy en la serie de televisión Rawhide (1959 a 1965).

Debido a esta popularidad, Sergio Leone repararía en él y lo haría mundialmente famoso en sus espagueti western: Por un puñado de dólares, La muerte tenía precio y, el clásico El bueno, el feo y el malo.

A comienzos de los setenta Eastwood comenzaría a dar vida al personaje del duro policía Harry Callahan en la serie de películas de Harry el sucio, Harry el fuerte, Harry el ejecutor, y otros filmes que, salvo algún destello, son de lo más olvidable de su carrera.

Fuga de Alcatraz de 1979 es una de sus películas como actor más recordadas y fue filmada bajo las dirección de Don Siegel, con quien ya había filmado La jungla humana en 1968 y El seductor en 1971.

Precisamente en este 1971 Eastwood daría el gran salto y comenzaría su carrera como director con el filme Escalofrío en la noche, al que siguieron Infierno de cobardes en 1972 y El fuera de la ley en 1976.

En esa época conoce a la actriz Sondra Locke, quien será su pareja por varios años y con quien filmaría varias películas, entre ellas Duro de pelar y la Gran pelea. El matrimonio con la rubia actriz duraría hasta 1989 cuando el actor y director se enamora de Francis Fisher, a quien a su vez dejaría unos años después para casarse, en 1995, con la conductora de televisión Dina Ruiz.

Durante la década del 80 llegaron más películas que insistían con su imagen de hombre recio y solitario, tanto en filmes dirigidos por el propio Eastwood, Aventurero de medianoche (1982), Firefox (1982), El jinete pálido (1985), El sargento de hierro (1986), como en filmes de otros directores como Ciudad muy caliente de Richard Tungle.


Un filme bisagra en la carrera de Eastwood como director fue Bird de 1988, filme en el que abordaba la compleja figura del saxofonista Charlie Parker con verdadera maestría. Poco después en Cazador blanco, corazón negro de 1990 Eastwood ya era otro. Lo confirmó en Sin perdón de 1992, filme que le valió el Oscar como mejor director.

Le siguieron películas como Un mundo perfecto junto a Kevin Costner en 1993, y la magistral Los Puestos de Madison junto a Meryl Strep en 1995. Y luego, aunque parecía increíble, vinieron filmes aún mejores: Mystic River y Million dollar Baby en 2003 y 2004.


Sus películas más recientes han sido Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima de 2006, sorprendiendo en 2008 con dos películas: "El Intercambio" y EL GRAN TORINO, que a priori pone el broche de oro a su carrera como actor (he leído que está preparando una biografía de NELSON MANDELA). Una película que mezcla humor y drama como pocas. De las que te dejan huella, sin duda.

Clint, me dan ganas de ir allá donde vivas y darte las gracias en persona.


... Nunca entenderé por qué siempre se ensalza tanto a directores de su generación (no por edad, sino por época), como Spielberg, Scorsese o Peter Jackson que sí, que serán buenísimos, pero dudo mucho que cuando lleguen a la edad de este hombre puedan tener una filmografía como la aquí resumida, ni puedan actuar así, ni ser prácticamente intachables en cuanto a su maestría.

En fin... y por cierto, los Óscar cada año me apestan más :)

El País de Siempre Jamás

Fui una niña alegre e inquieta, pero también tímida y reservada. Como ahora, estaba con los demás pero mi mente se hayaba en otra parte. Tenía (y tengo), una tendencia desmesurada a la fantasía, propia de críos pensativos y soñadores.

Si dibujo en mi mente mi percepción de mi niñez, me imagino a mi misma en algún campo perdido, misterioso, inventándome juegos que sólo yo cconozco, escuchando las fuentes, los ruidos del bosque, explorando casas deshabitadas, en ruinas... soñando con vivir mil años.

Me encantaba leer libros de aventuras, y desde los 8 o 9 años libros como "Moby Dick" o "La isla del tesoro" fueron devorados por la que escribe.




No obstante, reí y compartí muchas horas de juegos y travesuras con un buen puñado de amigos/as.

A pesar de esas maravillosas horas compartidas en el patio del colegio o en los parques de mi barrio jugando con el balón, la cuerda o comiendo golosinas, mi tendencia a la ensoñación me llevó a inventar una pequeña ínsula de Barataria habitada y regida sólo por mí y en la que llevaba a cabo toda una serie de aventuras imaginarias.




Sí, una especie de País de Nunca Jamás en el que cada día adoptada la personalidad de un héroe o heroina diferente. Naufragué en una isla perdida, viajé en una máquina del tiempo, busqué el tesoro del Capitán Flint con una pata de palo, viajé del centro de la Tierra a la Luna, permanecí volando durante cinco semanas en globo, navegué 20.000 leguas en un bajel submarino, di la vuelta al mundo en 80 días, fui la reina de los monos, la princesa de los bosques, la pistolera más rápida a este lado del río Pecos, mosquetera de Richelieu...


Pero pasaron los años...

Y con ellos, el país de Nunca Jamás se fue quedando vacío. Fugaces recuerdos de nostalgia disimulada, alguna vieja foto y poco más...

La niña que no quería crecer se vio, de la noche a la mañana, convertida en un adulto, muy a su pesar.

Las fantasías, eso sí, nunca se perdieron del todo. Quizá pasó que se volvieron más mundanas, más de andar por casa: el trabajo, el éxito o los logros materiales sustituyeron a las espadas de juguete, la capa roja y el antifaz.



Eso sí, la niña que había en mí, llena de inocencia y alegría, quizá haya desaparecido para siempre. Se dio cuenta de que los príncipes no existían, de que el amor era una mera ilusión fugaz, de que no era tan fácil conservar a todos esos amigos creados, y que era muy difícil ser feliz.

Fui construyendo a mi alrededor una muralla, y mi coraza se hizo fuerte como una roca, a pesar de no ser material, y así, muy pocas veces, encuentro algún verdadero/a compañero/a de aventuras, con quién compartir mis andazas y a quién dejar entrar en mi ínsula particular. Solemos juntarnos alrededor del fuego, y jurar lealtad antes de la partida...

Esas partidas de la vida adulta, donde ya no hay combates, viajes, espadas... sino desilusiones, problemas, rupturas, engaños...


Política, mierda y corrupción


Las naciones son un sentimiento de un conjunto de capullos nostálgicos que se retroalimentan mutuamente hasta que comienzan a creerse sus propias gilipolleces.

Los políticos enseñan el culo en un anuncio de la TV: “be water my friend”.

La democracia, como una puta, se abre de piernas al poderoso, al adinerado y al aparente.

-Y para colmo esta mierda es lo mejor que tenemos.- he oído decir a un sabio de verdad. Lo malo es que nos regocijamos revolcándonos en ella o aún peor, como apesta (porqué estoy de acuerdo, en que apesta), tratamos de obviarla.

- Yo paso de política, la política es una mierda - dice algún retrasado mental de cualquier sitio (con todo mi respeto hacia los retrasados mentales de verdad), y es que a nadie, o a casi nadie le gustan las mierdas, pero todos (o la mayoría) seguimos limpiando de vez en cuando nuestro retrete (y espero que también nuestro culo).

La política, como la mierda, es viscosa, huele mal y uno suele cagarse en ella, pero si no invertimos el tiempo que se merece, si dejamos que se acumule la defecación, terminaremos por no poder entrar en el WC, y entonces nos cagaremos en otros lugares, acabando por dejar todo hecho una verdadera guarrada.

Y en parte es injusto, para la mierda, esta comparación con la política ¿Sabéis? pues hay una importantísima diferencia entre ambas.

En lo que respecta a la mierda, otro puede encargarse de ella sin que perdamos nada, tal vez es egoísta, tal vez es amoral, tal vez es una consecuencia no deseada del sistema capitalista, pero es una realidad al fin y al cabo: la señora de la limpieza esta en condiciones de desenguarrar tu evacuatorio sin más consecuencias, pero eso no sucede con la política en la que, si cedemos el poder a otro, si simplemente pasamos de la toma de decisiones, del esfuerzo que ello requiere… entonces conseguiremos la puta mierda que tenemos ahora.

“Y recordad… el arte no es solo la flor, si no también el abono que la hace florecer”.

Este es el show de Xuxa y te saluda con amor

El desempleo es lo que tiene: demasiado tiempo libre para no hacer nada. Y hacer nada es mejor que hacer algo. No me hayo inspirada ni para escribir más relatos eróticos, ¡¡¡¿¿¿qué me está pasando???!!! Llevo dos semanas que entre fiestas de desenfreno y lujuria, cañitas y cenitas, cine (por cierto, PELICULÓN SMULDOG MILLIONAIRE, no dejéis de verla y de escuchar su BSO), y vagueo, mi mente hiperactiva se haya algo amuermada. Pensemos que son rachas y que algún día la escritora amateur que hay en mí resurgirá de sus cenizas... ¬¬'

De todos modos me ha dado tiempo a hacer un estudio antropológico. Sí sí, y de lo más serio que os podáis imaginar. Este estudio lleva detrás de sí una documentación y un proceso de elaboración de la ostia. Bueno, al lío, que no me gusta hablar de mí XD

Se trata de uno de los personajes de mi infancia: Xuxa.


A este estudio lo podemos denominar: "Xuxa, o la influencia del rock'n'roll en la television infantil".

Ilairé!! Exacto amigüitos. La única brasileña rubia de los 80, la mujer mas hiperactiva de los show para bajitos, la coleta de caballo más sexy del horario infantil! Es Xuxa y gracias a ella somos como somos.

Y diréis, que tiene que ver Xuxa, el icono del "Es la hora de jugar" con la perversión del rock!!??

En realidad lo sabéis, es sencillo:

1) Su vestuario rollo "Blue Murder"
Hombreras + botas + rollo neoclásico: hard rock de los 80's.



WE RULE THE NIGHT!!!!!(atentos a la cara de la niña de la izquierda, detrás de la bailarina: TRAUMA INFANTIL? DROGAS?)

2)El riff de guitarras al principio de Ilarié:
Pido que los lectores que manejan las 6 cuerdas se lo saquen y me envíen la tablatura!!!







El desmadre de su espectáculo era comparable a un concierto de Kiss o Pink Floyd (mirad la emocion de los niños)

Como puede haber tantos tíos de más de 26 años en un concierto de Xuxa... sin hijos??? (éste sería mi segundo enigma de la Humanidad, lo que pasa que no me da para un post; lo dejaremos relegado a esta pequeña reseña).

3)Su pasado porno:
Como buena groupie del rock (vease Savannah Snow, Pamela Anderson, Heather Locklear, etc...) enseñó las peras en su ocasión.



Tengo que confesaros que yo quería a Xuxa: era simpática, vestía guay y todos le tenían cariño: niños, niñas, productores, frikis, hombres desesperados, aficionados al porno... Abarcaba toda la población. Por qué? Ella era así.

Todos la vimos: emos, rockeros decentes, hards, heavies, fans de Magic, jugadores del Diablo II...

Gracias Xuxa, siempre pensé que el ser rockera se lo debía a Queen y a mi profesor de música, pero no, ahora veo que mi principal influencia en este mundo has sido tú. Desde aquí, me despido con amor :)