Etiquetas

Un fin y un comienzo


Un año más, un año menos, un fin, un comienzo... Depende de las veces que hayas amado, que hayas recordado, perdonado, decidido, equivocado, elegido, sentido y disfrutado del sexo esporádico. Y es que mi año, a los ojos de los que me rodean, no ha sido sustancial y aparentemente destacable. Pero qué de cosas pueden cambiar y removerse en el interior de uno mismo en un día, en un mes; y más en un año. Haré algo de memoria, no porque a alguien le importe una mierda, sino por cerrar el blog de un modo ameno este 2009.

Lo más importante que ha ocurrido este año es que mi alma mudó de piso. Sí sí, se independizó por fin la cabrona. Os cuento. La cosa es que ella llevaba unos años viviendo en un piso pequeño, en una calle donde no llegaba el sol y en un barrio incomunicado con el resto. Estaba harta de su casero, demasiados años aguantando broncas, chillidos, amenazas, insultos y prohibiciones. Buscó en Internet un habitáculo luminoso y grande, y ahí que se fue. Ahora es libre y hace lo que quiere. En esa casa hay mucha luz, no hay peleas ni imposiciones. Creo que es muy feliz.

A pesar de este hecho, me queda la sensación de no haber hecho muchas cosas significativas este año. Y es que esto de ser de tensión baja e hipoactiva es lo que tiene, que se te pasan los ratos haciendo nada, creando castillos en al aire. A veces te convences a ti misma de que ya verás el camino que quieres recorrer cuando comiences a andarlo, o que todo llegará, pero no... hasta que no te pones en marcha no hay rumbo que iniciar.

Los amigos

Me he desligado de relaciones falsamente superfluas. Como ya he explicado en otra ocasión, no aspiro a tener amigos de esos que te llaman constantemente, de aquellos a los que todo les parece bien, de los que cuentan contigo hasta para hacerse la manicura de los pies. Mis amistades son escasas y despegadas. No todos los fines de semana veo a las mismas personas, ni suelo quedar en diario con ellas. Ni sé lo que hacen en todo momento porque tampoco tengo necesidad de especificar mi situación geográfica al minuto. Me apetece hacer planes distintos con gente diferente. Pero dentro de todo esto, hay gente que está si se la necesita, que se acuerda de ti, que cuando pasan días te echa de menos y que confía en pasar un buen rato en grupo, tomando algo aquí o allá. Eso me gusta. Vosotros sabéis quienes sois, y sé que me leéis porque luego os reís de mi blog, de mis historietas y de los comentaristas que me quieren penetrar, jeje. Pues con esas amistades me voy quedando, no con las que dicen ser algo que no es. Las relaciones no son perfectas, siempre hay intereses de por medio,buenos o malos, y hay que convivir con ello y aceptarlo. Es el único camino para no llevarte decepciones y sufrir. Yo voy aprendiendo.

El resto de los hombres

El 2009 ha sido sin duda el año del despondole. No me importa reconocerlo. No he necesitado dieta alguna ni crema para el cutis. La reserva de este año me da que se estudiará en los libros de Historia de las generaciones venideras; no ha estado nada mal. Encuentros esporádicos no premeditados, encuentros casuales, deseados e inesperados que viajan a través del tiempo, citas divertidas, sensuales, sexuales, no babosas. Destaco el haber aprendido a no vivir de apariencias, esperando algo que una persona que acabas de conocer no desea darte. Aprenderlo, recogerlo y saber utilizarlo en beneficio sobre todo de ti misma es importante. Comentado más abajo, no hago ninguna apología de las relaciones esporádicas ni del amor libre, que junto con el papel higiénico y el feminismo, es una buena opción para limpiarse el culo después de cagar. Me he relacionado con gente que me interesa, que me aporta cosas, que me hace reír y que me hace sentir agusto. Pero no necesito más, no necesito compromiso, ni relaciones, ni formalismos. No necesito estar enamorada, y sobre todo, no necesito que me engañen y digan que lo están. Siendo así, y dando libertad a las personas para expresar lo que realmente quieren, me he sentido mejor conmigo misma y he podido decidir qué quiero hacer y con quién en cada momento. Lo pasé bien. Gracias, chicos :P

El Hombre

Que no novio, que no pareja. Que sí Amigo, que sí Compañero. Y es así porque con él puedo ser yo misma, con virtudes, con defectos, con glorias y con miserias. No necesito máscaras para quedar bien, no necesito cumplir con ninguna norma. Con él no hay que pensar antes de hablar, no hay que ocultar lo que se siente o se teme. Hay una confianza plena y absoluta para compartir todo lo que vives y se remueve en tu interior con la certeza de que no sólo te va a escuchar, sino que siempre hará el esfuerzo por comprenderte.

Hay una canción que dice “ser valiente no sólo es cuestión de suerte”... Quizá por ello, y siendo consciente de que lo que íbamos a hacer no era muy común y sin tener ni idea de lo que vendría durante y después de ello, allá que me fui, a ese viaje que ha marcado tanto mi vida actual y que me permitió conocerle y ser inmensamente feliz a su lado. Descubrir que todo lo que crees lejano y casi imposible, como convivir con alguien de manera normalizada o disfrutar de la compañía de una persona que te cautiva en todos los sentidos posibles, de repente está ante ti. Él me ha hecho conocer por primera vez esa sensación que te recorre de arriba abajo cuando miras a alguien tan de cerca por primera vez y tienes la impresión de haberte reflejado en sus ojos toda la vida... Porque ciertamente ya nos conocíamos, ya nos buscábamos. Sin quererlo, nos encontramos. La certeza qué pudo ser... a las pocas horas quizá...

No hay preguntas, ni compromisos, ni promesas. No hace ninguna falta... es simplemente como si ya hubieses estado mil veces con esa persona a la que hace tanto tiempo que no ves.

Es genial cuando encuentras a alguien que no se esfuerza por resultar simpático o encantador... es que simplemente lo es, tiene un aura de luz a su alrededor, de calidez... A su lado, aparte de sentirme querida, respetada, admirada, deseada; he reído hasta no poder más, he andado, he besado, mientras el espacio y el tiempo desaparecía en esa penumbra acogedora, entre luces, sombras, y una copa de vino... una experiencia para siempre... detalles, miradas, gestos.

Lo que más me gusta es su sonrisa, y ya desde antes de conocerle era lo que más me gustaba. Supongo que es que si sonríe, es porque está feliz, y eso es lo que a mí ha pasado a importarme más que nada en mi vida.

La vida es un camino difícil. Está lleno de obstáculos. Nunca sabes lo que pasará. Pero tampoco nunca había tenido esta certeza de que la vida me ha cambiado complementamente, ÉL la ha cambiado completamente. He aprendido a querer, he encontrado algo que complementa todo lo que me faltaba en la vida para afrontarla, y sin él ya nada es lo mismo.

La certeza es la convicción de que no sé cuándo, cómo o dónde... pero que el destino, o como queramos llamarlo, es estar juntos. Tenemos pendiente crear un mundo nuevo, para nosotros, en el que ser libres de la mano de un acompañante de camino imprescindible ya.

Gracias por el viaje, y por el resto de días y de noches juntos.

Ays, que me pongo tierna, y lo que no es tierna.

El Blog

Con sus momentos altos, con sus momentos bajos; la verdad que me está reportando un entretenimiento y una canalización de creatividad importante. Agradezco mucho a todos aquellos que leen (ocultos de mierda, sé que estáis ahí, agazapados! XD), que comenten y que se pasan por aquí de vez en cuando. Es una alegría, de verdad. Pronto contaré por qué comencé a escribir este blog y por qué es importante para mí. Intentaré que las musas me visiten más amenudo :)

Eso sí, la soledad es jodida a veces y me conduce a cierta saturación de ordenador... pero aquí está, encendido... he estado meses que apenas le miraba, pero he vuelto a él, supongo que me hace compañía.
Otras veces me canso y le apago, y como dice la canción “miro entre mis recuerdos” fotos de lugares que alguna vez visité y a los que me encantaría escaparme... fotos de amigos casi olvidados, de seres queridos perdidos y muy, pero que muy añorados... leo incansablemente, escribo mucho, pienso demasiado. Olvidemos...

El resto, la vida mundana, el trabajo... ha ido bien, con su inestabilidad característica. Los deseos de independizarme son crecientes, estoy ojeando pisos como quien va al Zara a "mirar" cuando aún no ha cobrado. La carrera me gusta, aunque estoy algo desmotivada para estudiar. El trabajo va mejor, nuevas compañeras con las que me llevo muy bien, e ideas. De salud... regular, para variar.

Último día del año. No voy a hacer nada especial porque este año no hay plan apetecible. Será la primera Nochevieja y el primer cumpleaños que paso sola en varios años. Pero no pasa nada, chavales, soy una mujer moderna (esto me lo repetiré mañana cien veces, a ver si así me lo creo). Me gustaría estar animada y mañana por la tarde plantarme un nuevo peinado, maquillarme, estrenar algún vestido, algunas botas de tacón, e irme a pasear. Pero estaré en casa. Estaré con mi familia, hablaré con Él, veré alguna película y... poco más. Intentaré despertarme de buen humor el día 1, y si no... pues otro día :)

Feliz año nuevo a todos, nos leemos!

Empresa, Navidad, formalismos

Múltiples y variopintos son los compromisos/formalismos a los que cualquiera de nosotros se ve obligado a responder en algún momento de su vida. Yo, por suerte, en este momento "zen" de mi vida, puedo presumir de saber decir sí a lo que me apetece, y no a lo que no me apetece, sin importarme las consecuencias que de eso se deriven. He comprobado que realizar algo sin ganas e ilusión y sólo "porque es lo que hay que hacer", me hace sentir peor. A saber:

- Que me inviten a una boda. Jamás he ido, jamás iré. Y más cuando la última invitación procede de una amiga de la que no he sabido nada desde hace años. Yo creo que puedo hacer mejores cosas con mi vida que "bulto" en una Iglesia.

- Hacer regalos por Navidad porque "es Navidad!!", y más cuando son familiares o amigos lejanos que ves de año en año sólo por estas fechas.

- Los cumpleaños. Esto es ya de risa. Aquí es que todo el mundo se ha vuelto loco. Yo celebro mi cumpleaños sí, e invito a gente que hace mucho que no veo, sí. Pero lo único que hago es una reunión de amigos, sin regalos y sin nada (y cuando todos pueden). Pues otro tema como el de las bodas. Hay gente que no puede entender que no vas a ir a su cumpleaños para que los demás vean todas las "amiguitas" que tiene cuando esa persona lleva meses o años sin llamarte para saber qué tal. Encima tienes que ir con un regalo, claro, faltaría más. Si no, puedes ser desterrado del país ipsofacto. Aquí en vez de hacer bulto en una Iglesia lo haces durante tres horas en un VIPS (verídico).

- Por no hablar de San Valentín, de Nochevieja o de los aniversarios parejiles. ¿Realmente esas celebraciones con sus correspondientes obsequios significan algo?¿se hacen de verdad?¿se hacen porque así se desea o porque es lo que hay?; la persona que no entienda por qué rechazas su invitación y se ofenda cual cenutrio, ¿merece la pena?

Y por último, motivo y causa del post y de mis ideas delirantes sobre esto de los compromisos: LAS CENAS DE EMPRESA (que no paga la empresa).

Aquí un par de documentos gráficos:



Típica foto de cena de empresa, con espumillón incluido. Está claro quién es el jefe y quién es la secretaria (sí, la rojiteñida del escote), que se sitúa estratégicamente. ¡¡¡Qué buen rollo!!! Seguro que la rojiteñida se lleva a matar con la rubia. Me apuesto lo que sea.


Qué bien os lo montáis, chicos. Vosotros sí que sabéis. Fiestaaaaaaaaa!!! Foto para el "Feisbuk". Seguro que a estas dos almas cándidas no les dan ni los "buenos días" durante el resto del año. Yo tampoco lo haría, con esos estilismos tan pésimos...

Veo muy bien reunirse con los compañeros más cercanos y afines fuera del trabajo. Lo he hecho en varias ocasiones: que si cañas, que si te tomas un Ribera con el que arregla los ascensores, que si luego está casado, que si eres la única soltera, que si ahora dos jarras de sangría, que si el Lunes te voy a ir a saludar porque me has caído muy bien... Vamos, lo típico de todos los días. A estas cenas las denomino la cenas de los proletarios, y me encantan. Se asume que somos compañeros, que vamos a pasar un rato divertido hasta una hora prudente, y nos vamos a sitios baratillos a pasar la noche. Y eso se hace en cualquier momento del año.

Pero amigo, ayer se organizó lo que en principio era la "cena de empresa". Por un lado 40 ñapos sólo en el menú, por otro jefas y coordinadoras con sus respectivos maridos, por otro gente que ya no trabaja ahí y que se le invita para que te des cuenta de que "la que había antes que tú me caía mejor".

Y digo yo, a mí relacionarme con gente no es que me apasione, verlos comer cuan cerdos pues mucho menos y si a eso le sumamos que ahí hay gente con la que no me iría ni a recoger monedas de oro al campo pues...

En estas cenas debes huir de sentarte al lado del jefe supremo, tampoco es aconsejable sentarse al lado del pelmazo que repetirá hasta aburrir las anécdotas de los clientes insoportables, además de aguantar los comentarios de algunos viejos verdes, que alucinan con el aspecto de la chica de la segunda planta, que en el día a día va en vaqueros y cara lavada, y esta noche llega con minifalda y tacones (EJEM). Ya en los postres, los jefes pronunciarán unas palabras agradeciendo a todos el esfuerzo realizado durante el año para que la empresa obtenga buenos resultados (eso mismo se les olvidará a la hora de pedir un aumento…).

Yo, por salud mental, hace tiempo decidí no acudir a ninguna de ellas, pero si vosotras decidís acudir, he aquí algunos consejos:

· No te pongas nada que impida que tus compañeros te reconozcan. Si de diario te pintas como una puerta, sigue como tal. Si no sales de los vaqueros, pues discretita, como siempre. Eso si lo que quieres es no tener encima tuya algún pelmazo toda la noche. Es mucho mejor ponerte un lunes una minifalda escandalosa, o unas plumas en la cabeza, con el café de máquina nadie se atreve a decirte una burrada.

· No vistas como si fueras a un cotillón celebrado en una cochera: exceso de brillos, animal print, moños cardados y labios al rojo vivo. No olvides que es una comida de empresa, estás trabajando, aunque no lo parezca (yo por eso no voy). Menos es más.

· Si prohíbo los brillos y dorados para ellas, a ellos les digo todo lo contrario: por favor, con la excusa de seguir yendo de traje (como todos los días) algunos no se lavan ni el pelo. Me gustaría ver a algunos con un esmoquin de raso, calcetines de colores, bufanda dorada. Ya sé que es un poco noche de fiesta, pero al menos pensaría que algo de modernidad queda todavía en algunos cuerpos.

Suerte, compañeros.

Ah, y como sé que no todo el mundo puede hacer como yo y decir "no, no voy a ir porque no me apetece", se me ocurren (ejem, internet xD) algunas excusas con las que podéis quedar bien (quién siga necesitando quedar bien en este mundo):

* Es mi noche de las siluetas.
* Tengo reunión de alcohólicos anónimos.
* Los viernes tengo que dormir en la cárcel. Cosas de la condicional...
* No es por vosotros... es por mí.
* Uy, ese finde me voy fuera.
* Solo como barritas energéticas de manzana “Power Sauce”.
* En mi país es tradición pintarnos con nuestros excrementos al terminar la cena, para confraternizar y tal.

PD: Qué pesaditos estáis todos los blogguers con lo de la lotería. Sin acritud, eh!

Frases que me han marcado últimamente Parte III


Parte I: http://retalessueltos.blogspot.com/2008/12/frases-que-me-han-marcado-ltimamente.html

Parte II: http://retalessueltos.blogspot.com/2009/07/frases-que-me-han-marcado-ultimamente.html

Me encanta esta sección. Ironías, coñas, hipocresías y cinismos varios; ni Coelho, ni Nietzsche ni nada, las mejores frases célebres son aquellas que te sueltan sin pensar mucho y que una acumula o en su MCP o en una pequeña agenda made in China que me he visto obligada a utilizar para captar ideas para el blog. Sí sí, me siento medio periodista. Sólo me falta un ático abuhardillado, unas gafas de pasta y una pipa.


Y, bueno, sí, están descontextualizadas, pero son reales y verídicas. No se han dramatizado los hechos reales, sí se han ocultado nombres para no herir sensibilidades, y no se ha maltratado a ningún "animal", aunque se ha tratado con unos cuantos :)

Estoy repleta, vamos a ello:

"Tú ligas porque hay leyes invariables. A las tías les gustan los macarras con patillas, y a los tíos las zorras sin sentimientos." / Gracias P. yo también te quiero.

"Que ayer me vieras comerme la boca con una asiática no quiere decir nada, yo sigo con mi novia, lo que pasa que tenía esa fantasía."

"Tranquila, ya no te quiero, me he dado cuenta de que eres insoportable."

"Eres la primera tía que me encuentro que no quiere repetir."

"¿Ya te vas? Bueno, entonces lo de follar lo dejamos para otro día, ¿no?."

"¿Este es tu novio? ¿y el otro? ¿entonces cuál?."

"Las tías os podéis permitir calentar a diestro y siniestro, porque luego no sois vosotras las que os váis a casa don dolor de huevos."

"¿De cañas el día 12? Eso es dentro de dos findes... eh... no, no puedo, ese finde voy al teatro."

"Tú... mucho blog, mucho ligoteo, pero a ti te quitan el ADSL y ¿quién eres? nadie."

"Me da que tú no tienes muchas amigas."

"El romanticimos es la etapa entre el "hola" y la cama."

"Recuerdo cuándo quedábamos por Madrid. No sé por qué dejamos de hacerlo. Bueno, sí lo sé, me eché novia y pasé de ti, pero que ahora se puede repetir, vaya."

"Este sábado es tu día de suerte, puedo quedar contigo."

"Nos vemos en tus sueños."

"Tú eres famosa. Ahora mismo las páginas más visitadas de internet son Google, Yourporn y Retales Sueltos."

"¿Cómo se llamaba tu blog?, ¿Sueños rotos?"

"Deberías hacerte más de rogar y no acostarte con alguien la primera noche, aunque te mueras de ganas, es que así los tíos se aprovecharán de ti."

"No me entero; ¿tienes novio o no? Lo pregunto porque, bueno, sigo tu blog, y me pica la curiosidad."

"Me caso en Julio. 23 años me parece una buena edad para casarse, no sé por qué pones esa cara. Además Menganito es mi primer y único novio, y lo va a ser toda la vida."

"Mira, guarda el galán en el bolsillo, ahorrate más cubatas, y vámonos si quieres a tu casa, al meollo del asunto; me aburro mucho contigo, no tenemos conversación."

"Venga, chavala, que sí, que tú sigue viviendo en ese mundo de felicidad y fantasía en el que crees que todos los tíos quieren contigo."

"¿Bondad, dices? Sí, dichosa cualidad restadora de atractivo para cualquier tía."

"Es que a mí me dicen te quiero o que soy especial y desde el primer momento me lo creo."

"Yo siempre he sido un guarro de mierda. Lo que pasa que cuando estaba enamorado de ti lo disimulaba por si te lo tomabas a mal."

"Bueno a ver, hemos quedado a cenar y ver una peli en mi casa, pero no creo que Fulanito quiera nada conmigo, tiene novia, asíque no seas malpensada, que siempre reduces todo a lo mismo."

"Eres la tía más simpática del bar; vale... sólo hay dos o tres más, pero es que no sabía qué decirte."

De infidelidades propias

Ya son varias mujeres "casadas" de mi entorno más lejano las que, tras determinada actitud, enarbolan a tamaño gigantesco la bandera de la fidelidad marital. Y me refiero a "actitud" porque considero que no puedo tachar a nadie de infiel porque alguna noche se haya besado o acostado con otro alguien. En cambio, sí me entristece ver el desamor palpable en mentiras que se puede traducir en otros besos, en otros hombres, en cinismo e hipocresía. Todo, por supuesto, tras ese suave y cómodo velo que supone el mantener de cara a la galería una relación estable.

Es por ello que, tras esta temporada de estar sola y conocer gente nueva, y refiriéndose a este tema, un amigo me decía "como tú, como nosotros, como todos". Hablábamos de el hecho de tontear con una persona, con otra. Le corregí diciendole que yo soy una "monógoma sucesiva". Supongo que es porque las personas a veces nos inventamos cosas para sentirnos mejor puesto que en esta sociedad, y menos siendo mujer, a día de hoy no se puede alardear de infidelidades, ni siquiera de relaciones esporádicas.

Pero tengo que admitir que dentro de esa monogamia sucesiva y sus lapsos de tiempo, fui infiel. Dos veces. Nunca he utilizado la palabra "infidelidad". Fueron determinadas situaciones. Quizá para muchos no justificables. Pero así son las cosas. Cosas que pasan cada día y que se guardan en secreto. La gente las comete y después se arrepiente y se siente sucia. Yo no me sentí nunca culpable, todo lo contrario. Confundí el amor, y no me sentía ni querida ni respetada. Y vale sí, sin misticismos. La carne es débil cuando hay un maromo culto e interesante delante, pa' qué engañarnos. Y siempre me ha gustado conocer gente nueva xD

La primera infidelidad fue clave para el nacimiento de "Maybellene" y Retales Sueltos. Poniendo todo en una balanza, creo que fue muy positivo, a pesar de que moralmente sea recriminable. Pero recordad que no se debe juzgar nada bajo el punto de vista subjetivo de tu tiempo, espacio y experiencia, ya que la vida puede colocarte en el lado opuesto dentro de unos años.

Yo pasaba por una etapa de bajísima estima personal (no siempre me he creído perfecta, aunque lo era, claro). No estaba enamorada, y además no se me trataba adecuadamente. Lo diremos así. "Él" no era especialmente atractivo, pero sí culto, interesante y abierto. Hablábamos de sexo sin pudor y sin problemas. Me ayudó a desmitificar todos mis esquemas. Nos vimos cinco o seis veces, en varios bares, por la calle; nos besamos, reimos, coqueteamos. Estuvo bien mientras duró. Pronto, con fuerza y seguridad, rompí con todo lo que me rodeaba y empecé desde 0.

Al tiempo me eché otro medio-novio. "Medio" porque no considero que fuera una relación estable ni de compromiso cerrado, pero en definitiva, si había algo más. Duró varios meses. Pero en esos meses un día me topé con el de la infidelidad uno.

Qué triste es a veces el paso del tiempo. Te das cuenta de que lo que importa es tu percepción. Ahí estaba. Mi varón dandy particular, mi mito erótico, mi Puentes de Madison, convertido en un tío aburrido y sin morbo. Las situaciones, que cambian. El aparecer en determinado momento te otorga unas cualidades y privilegios que a veces no tienes.

Yo seguía con el medio-novio. O el novio y medio. Una noche conocí a un chico espectacular. Entramos en un bar. Esa noche yo iba de "acompañante". Se reunía mucha gente que yo no conocía. Había humo y la luz era de baja intensidad. Yo enseguida me fijé en él. ¿Por qué? No lo sé. El karma, la intuición o las bragas húmedas. Quién sabe. Me senté a su lado y durante dos horas no hablé. Sí, al principio soy muy callada en esas situaciones. Me planto la sonrisa de "chica buena y educada". Luego ya cuando se empieza a hablar de sexo, de música, y de guarradas varias me convierto en semiprotagonista. Es lo que tiene...

Pasamos de no hablar durante dos horas a hacer de la noche algo de los dos. Sé que él se quedó más tiempo para estar conmigo. Teníamos bastante en común. Miraditas, tocamientos impuros cuando el resto no miraba, y seguimiento sigiloso hacia el baño, donde nos "liamos". Nadie se enteró nunca. Y ahí quedó todo. Ahora sólo hay algún email contado y escaso. Recuerdo esa noche a veces.

Odio los cinismos y las moralidades impuestas. Odio crucificar a la gente, odio las lamentaciones, las culpas... Y me gustan las desmitificaciones y las relatividades.

Cuando AME y RESPETE a una persona, cuando esa persona me ame y me respete, no tendré razones para buscar nada fuera de esa relación. Ojalá así sea.

Hay relaciones que funcionan y se sustentan en infidelidades ocasionales. Conozco varios. Yo no me atrevo a decir que eso esté mal. Es obvio que lo ideal sería que las cosas se hablasen y se acordasen, pero hay veces que lo que nos enseña la sociedad influye por encima de las ideas y deseos propios, y hay gente que no puede admitir vivir así por convicciones externas, y prefiere hacer del tema algo tabú. Pero sigue existiendo.

De ello converge otro tema vivido varias veces en mi presencia que me es absolutamente intragable (y eso que una ha tragado mucho xD y tiene estómago para todo). De no sé si ese "desamor", o simplemente falta de deseo y actividad sexual que se da en parejas de años, surjen deseos y necesidades que se van albergando al fondo del aparato reproductor y que afloran en situaciones donde el alcohol fluye libremente.

Hablo, por supuesto, de calienta pollas y calienta tangas varios. Gente que considera un beso como lo peor del mundo, pero que, mientras no se llegue al contacto bucal (o vocal? xD), pueden pasarse la noche toqueteando, insinuando y zorreando con todo lo que se mueva. Situaciones cuyo fin no es más que sentir cómo aún puedes calentar a la gente. Pero claro, como tienes "novio", pues no vas a hacer nada. Sólo aliviarte un poco a costa de pepinos sensibles. Más de una de éstas, al saber de mis historias e historietas, me mira por encima del hombro.

Recordando estas situaciones con detalle, tampoco me siento orgullosa. Simplemente no le doy más vueltas y saco lo positivo y válido de todo ello. Seguro que a raíz de todas las equivocaciones de mi vida, tengo los cimientos tan sentados.

Y no, por supuesto que no me gustaría sufrir una infidelidad, pero antes de no querer pasar por esta situación, opto por no sufrir también todo tipo de mentiras, desconfianzas, engaños, desprecios... Que los hay de muchos géneros y subtipos. Más ocultos, menos obvios y más aceptados socialmente; y que sí sé lo que son.

El compromiso no se exije. El amor no es pedir, es dar. Y tú darás lo que recibas, y respetarás en la medida que se ganen tu respeto.

Un regalo

Hoy me siento generosa, muy generosa, y es por ello que quiero hacer un regalo (uno por persona, eh! abusones...), a todos aquellos que:

- Escupen en medio de la acera, en el arcén del metro, y en cualquier otro lugar público por el que en breves segundos voy a a pasar yo.

- Desconocen el término "auriculares" y me amenizan la velada en el tren a ritmo de "Baila Morena".

- Añaden una S a la segunda persona del singular del pretérito indefinido (dijisteS, hicisteS).

- Hacen caso omiso de una cosita que se llama "intermitentes" y que, oye, pues son básicos para conducir y no morir en el intento. Gracias a todos.

- Los que son incapaces de ceder el asiento a un anciano o anciana de 90 años y cuando el/la susodicho/a hace aparición, comienzan a leer el periódico o a dormirse.

- A todos los de Orange, Vodafone, etc. cuyo numerito favorito es el de mi casa... y a sus 12 o 13 llamadas semanales.

- Se empeñan en darme consejos vitales del tipo "pues claro que vas a tener hijos", "estás deseando tener novio", "para cualquier tío sólo eres un trozo de carne", "los hombres se aprovechan de chicas como tú", y demás sandeces.

- A aquél que decidió que en las bolsas de "panes" de perrito vinieran 6, y a su mortal enemigo, que decidió que en los paquetes de salchichas se incluyeran sólo 5.

- Comentan en un blog sin leer el texto, y sobre todo a los que dicen "Siempre te leo pero nunca me dio por escribirte, hasta ahora" :D

- Van de libertarios sexuales por la vida, contando todas sus múltiples e intensas aventuras, haciendo gala de una supuesta mente ultra - abierta.

- A los que hablan con la boca llena, hacen ruido y sorben cabezas de gambas.

Pues eso, que os regalo algo que me pone muy triste, que va con vosotros, y que amarga a cualquiera: UN PLATO DE ACELGAS

Míralas :(



Y sí, me voy a pasar el resto de mi vida cocinando acelgas, a este paso...

Mientras tanto, aún tengo mucho trabajo, y varios enemigos mortales, pero poco a poco...


EL CIBERNOVIO



Te gusta alguien. Te gusta mucho. Te produce todos los síntomas propios del enamoramiento. Sólo hay un pequeño detalle: no conoces a ese "alguien" o, al menos, no en persona.

Te lo preguntas los días que te levantas pensando en esa persona con risa de subnormal, y antes del café número uno te cuestionas "¿cómo me puede gustar tanto alguien que no conozco?"

Creo que a todos nos ha pasado. Hemos conocido a gente interesante por internet, que nos ha despertado ese "algo" que hacía tiempo que nadie en nuestra vida "real" nos despertaba.

Estas historias son similares, ya casi típicas, cíclicas. Normalmente conoces a ese alguien por un foro, un fotolog, un blog, MSN, redes (anti) sociales... Primero, sólo es un nick. Cotilleas perfiles, escritos, opiniones. ¿Tendrá foto?

Si esa persona no lo estaba ya, pasa a algún medio con el que puedes charlar todos los días, como MSN. Dichas conversaciones van in crescendo, al igual que los nervios y la ilusión cuando ves a esa persona "iniciar sesión". Se acaba convirtiendo en el principal receptor de tu día a día, de lo que te pasa, de lo que sientes, de lo que odias y de lo que quieres.

Parece que nadie te ha entendido como él/ella hasta ahora. Lees cosas en la pantalla que no oyes a tu alrededor. Y sonríes. Al final acabas descubriendo que estar fente al PC te otorga más ilusión que otras muchas cosas que hacías antes.

Esa persona siempre está ahí.

Avanzada la relación, en algunos casos, se pasa a los sms de texto por teléfono, y a las llamadas, que serán el inicio (y el fin a veces), de una conversación REAL.

Creo que si hay algo común en estas ciberrelaciones es que, como la tecnología, avanzan a la velocidad del rayo. Probablemente, después de un mensaje, vendrán otros muchos. Después de una llamada, ya las ventanas de chat darán paso a muchas llamadas más.

Y más o menos en este punto es cuando aparece la "delgada línea roja". Traspasarla o no, depende de cada uno.

Yo he pasado por situaciones así. Aunque me considero una persona sencilla, honesta y directa, no soy simple, ni común. Tengo facilidad para relacionarme con los demás, pero no para crear verdaderos lazos de afectividad con nadie, y tampoco para encontrar, descubrir y enlazarme con gente afín a mí, a mi modo de ser, de ver la vida, el presente, el futuro.

Traspasar esa línea roja cuyo origen remoto es el ciberespacio, me ha dado muchas más alegrías y sorpresas que disgustos. He conocido amigos verdaderos, lejanos y cercanos. He ampliado mi círculo de conocidos cuando salgo por Madrid. He conocido amantes de media noche, de un día y de dos. A tías estupendas a las que admiro.

Y bueno, A ÉL (a ti).

Es probable que esas personas también estén a mi alrededor. Pero yo no las conozco. No puedo manejar el espacio, el tiempo, las casualidades. Intento aprovechar escenarios como los bares, como el trabajo... pero no ha surgido así, o muy pocas veces. Quizá por internet nos expresemos de manera más pura, más sin tapujos, más sin miedos. Y si en este escenario, de vez en cuando, algo dentro me dice que esa persona es para "mi vida", no creo que deba desaprovechar la oportunidad.

Fran, Silvia, Pablo, Randy, Tere, Rober, Kike, Madi, etc.; tanta gente especial, tantos amigos que han pasado al plano real.

Sé que cuando dices que conociste a determinada persona por internet, casi todo el mundo te toma por friki. Te advierte, se asusta, se sorprende, se ríe. Te dice que un día te vas a topar con un psicópata o con un violador.

Concluyo diciendo que probablemente las ciberrelaciones tengan las mismas complicaciones que las de "carne y hueso". Puedes protegerte físicamente detrás de la pantalla, pero no existe un protector de pantalla para los sentimientos.

Por desgracia hay dos problemas clave: 1) las personas que no se muestran como son (cosa que a los dos días es más que evidente, por suerte), 2) la idelización que nos creamos de la persona a raíz de los ratos que charlamos con ella. Desgraciadamente, nosotros no somos eso. Lo que escribimos, aquí en los blogs o donde sea, es una parte agradable/interesante de nosotros. Puede ser la puerta a algo más, pero no siempre esa puerta se abre.

Sé que algunos lo dudan, pero ésta soy yo, aquí y en la vida real. Más o menos. He conocido en persona a dos comentaristas de este blog. Y no creo haberles decepcionado. Tampoco al resto.

Aunque por supuesto echo de menos cuando la gente se conocía cara a cara, y se intercambiaba teléfonos en vez de preguntarse si tienen Facebook.



Por eso, ahora me gustaría hacerme un buen vaso de café con leche caliente, asomarme a un balcón, lanzarte señales de humor y decir: ey, me ves? soy yo, la del pijama celeste.

Los tiempos cambian.

CONVERSACIÓN ENTRE SEÑORITAS INTELIGENTES

Una amiga (X) y yo (Y), hablando de nuestras minucias. Conversación cibernética interesante que refiero y transcribo aquí porque me encanta, dentro de mi misogínea acusada, encontrarme con otras mujeres de mente masculina con las que poder hablar de todo en todo momento, sin tapujos y sin gilipolleces. Y porque me parto la caja, vamos.

X: Hola mi putita preferida

Y: Hola putón verbenero

(...)

Y: pero con ese te liaste o no

X: no, sólo fue una chupadita rápida en el baño

Y: jajajajajajajaja... sólo una chupadita dice, qué bien te lo montas

X: tú tampoco te quejes, que en tus tiempos de golfa sin escrúpulos ibas haciendo guarradas por los rellanos impunemente

Y: claro hombre, como tú dirías, una chupadita a tiempo nunca viene mal, el morbo es el morbo

X: sí hija sí... pues eso, pero me pasa que ahora me ha llamado para quedar, ¿por qué te llaman los que no quieres nada con ellos? coño! que te la he mamado, no quiero ir al cine!

Y: bah tú pasa, perderá encanto, si no te mola, adiós... porque como sea como los que me encuentro yo, que no pueden creer que quieras un polvo sin una boda posterior...

X: es que esa actitud es precisamente la que atrae, no sé si por masoquimo, por reto reto...

Y: pues sabes? Fulanita el otro día lo hizo en medio de una pista de baloncesto, a las 4 de la mañana... por lo visto el churri tiene una tranca de las que hay pocas

X: qué suerte, claro, y tú pidiendola detalles, como si no te conociera...

Y: claaaro, pues no me mola a mí ni nada que me contéis todo con pelos y con señales... literalmente XD



:)

Pequeña reseña de mi gran viaje

No soy nada dada a escribir nada catalogable de "anecdotario personal". Si bien, teniendo en cuenta el final de mi anterior entrada y la enorme necesidad de intentar explicar con palabras lo que he vivido la semana pasada, hacen diferente el caso. No obstante, no me extenderé mucho y pondré a prueba mi capacidad de síntesis.

Casi que podemos poner como punto de partida esta entrada de un blog en horas bajas (como estaba yo desde verano), que escribí sin muchas ganas: http://retalessueltos.blogspot.com/2009/10/existe-un-tiempo-para-amar.html

Yo, enemiga acérrima del buenrollismo, de los arco iris, de los campos de fresas, de las casualidades, del misticismo, de los encuentros, de los sentimentalismos y del montón de mierda espiritual de Coelho; veía terminar un año duro (otro...), plagado de desencuentros, decepciones y lágrimas silenciosas, que acrecentaría aún más mi hastio y misantropía, sin un atisbo de NADA más.

Pero sí, a veces va a resultar que los planetas se juntan y mierdas de esas, y que algo te dá fuerzas para buscar y aprovechar las oportunidades al vuelo. Y decir: ésta es mía.

Se acercaban los 15 putos días de vacaciones que no había tenido durante el verano. ¿Planes que tenía? Ver de nuevo la Trilogía de El Padrino y mis recomendaciones de Fimaffinity que tengo en Incoming XD, pasarme el Dead Space, ir a beber litronas al parque con mi amigo Rober o a casa de alguien a inyectarme ron en vena. Vamos, lo normal.

Y, meses atrás, conocí a alguien increíble gracias a este blog. Bueno, le conocí hace mucho, pero le descubrí tres semanas o cuatro antes de empezar nuestro camino. Y no, no hablo de un ligue, un rollo, o un cibernovio ni nada similar. Se trata de alguien que entiende, como yo, el concepto de querer a las personas por encima del rol que desempeñan en tu vida (era así, no? ;)).

Un "cuando quieras y si no tienes nada que hacer me agregas al Messenger" (lo típico), unas frases, unas risas y poco más... bastaron para decir "me gustaría algún día hacer un viaje así y así (...)" y un "dónde hay que firmar" (a lo que seguió el "sí, venga, qué locura" y bla bla bla").

Locura o frikada sin parangón, todo vale, la cosa es que me fui (nos fuimos), juntos una semana por tierras castellanas y extremeñas, sin GPS, sin habernos visto antes en persona (sí, lo has entendido bien XD).

En fin... qué no sé qué decir. Sólo que a los litros de café, a los desayunos, a los múltiples botellines, al jamón, al vino, a la naturaleza, música, carretera... y demás elementos del paraíso terrenal; se sumó la mejor compañía que he tenido nunca, que además me permitió llegar a Cáceres y encontrarme con otro grupo de gente maravillosa al que tenía porrón de ganas de conocer. Y qué bien me siento. JODER.

GRACIAS por los probablemente mejores días de mi vida.

Pues eso, que estoy de maravilla vamos... No me he muerto, como alguna desearía, ni me han violado una sola vez (o si? XD). Tengo que hacer más locuras de vez en cuando, y seguir rellenando mi vida con esas personitas (pocas), que merecen tanto la pena.

Fotitos para decorar la entrada (y no, no pongo fotos de ÉL porque el 80% de los que entráis sabéis quién es y el otro 20% sois muy cotillas y ya os lo diré en private XD):




















Se me olvidaba vivir

La muerte siempre anda cansada. Le gusta dormir desnuda y que le miren en silencio y en la distancia. Tiene sueños hermosos que nunca intenta llevar a cabo y que se rompen cada mañana cuando suena el despertador.

Nadie espera a la muerte cuando llega cada día de trabajar. No tiene con quien comentar su día a día y esto es algo que le amarga constantemente y le produce un humor de perros.

A la muerte nunca le han besado de verdad. No sabe amar. Ha compartido algunos meses con algunas parejas con las que simplemente le convenía estar.

La muerte suele escribir en su diario una página cada 53 años. Hoy está triste porque se ha quedado sin hojas. Vaya tontería, ¡¡pero si siempre escribía lo mismo!! No lo entiendo. Ella no tiene nada que contar. Cada día hace lo mismo, ve a las mismas personas y va a los mismos lugares. Su vida no se puede contar con letras, porque a nadie le interesaría leerla. Ella mancha su dedo en tinta y va pasando las hojas, y ese rastro negro es toda historia que pudiera contar.

La muerte no lee novelas, pero sí le gusta hojear libros de pintores famosos. Mira sus cuadros y se imagina qué clase de vida debieron de llevar antes de que ella fuera a visitarles.

La muerte no recuerda nada, no oye música ni puede llorar. No siente nostalgia, no siente inquitudes, nunca se atrevió a realizar locuras.

La muerte ve el futuro como un ovillo de lana azul con el que poder hacerse un jersey, y protegerse así del frío de las últimas mil trescientas noches.

A la muerte le encanta escuchar agazapada historias de miedo alrededor de una hoguera, pero es tan curiosa e impaciente que siempre se acerca más de lo que debiera al que las cuenta: este queda para siempre en silencio; y ella con la infinita duda de cómo terminan.



Yo no quiero morir día a día. No quiero que cada día sea un día menos, sino un día más. Quiero realizar mis proyectos, sueños, inquitudes y locuras. Quiero equivocarme, quiero llorar, quiero reir, quiero sentir de nuevo la decepción y quiero emocionarme con la música y el cine. Quiero estar con la gente que deseo estar y rellenar mi diario de historias personales, buenas, malas y regulares. Eso significará que estoy viva. Y no todos pueden decirlo.

Por ello, mañana me voy a un viaje un tanto extraño. Por primera vez, salgo de casa sin rumbo fijo. He cogido 15 días de vacaciones y esta semana la pasaré fuera. Mañana sabré donde voy, y conoceré a la persona con quién voy. Sé que será genial. Me siento como una "Easy Rider" moderna.

SI LA ENVIDIA VOLARA, NO VERÍAMOS EL CIELO

¿Existe la "envidia sana", o la "envidia buena"?

Napoleón decía que la envidia es una declaración de inferioridad y creo que no le faltaba razón.

Creo que, simplemente, NO EXISTEN estos subtipos... la envidia es absoluta, por lo tanto no admite variables más bondadosas. Esas son sólo justificaciones para autoconvencerse de que envidiar algo (o a alguien) podría llegar a ser bueno, cuando en realidad no es así.

Y tampoco me sirve disfrazarla de espíritu de superación.

Estoy harta de que, asumiento que absolutamente todos tenemos defectos y problemas (yo personalmente no le deseo mi vida a nadie), no puedas disfrutar de algo que te sale bien, no puedas destacar positivamente por encima del resto, ser feliz, reir y hacer reir a los demás, amar y ser amada, ser el centro de atención de alguien, hablar con orgullo del puesto de trabajo que has conseguido, de la Carrera o el curso que has aprobado, del chico que se ha enamorado de ti, de los kilos que has perdido, de lo guapa que te sientes o de lo cojonudamente bien que conduces, escribes o hablas.

Y no puedes, en la mayoría de las veces, porque siempre habrá alguna arpía, falsa e hipócrita, que en vez de centrase en sus propios objetivos vitales, se centrará en destruir los tuyos, bien porque simplemente estés acaparando parte de la atención que ella cree merecer, bien porque no soporte que a otra persona le vaya mejor o bien porque directamente no pueda admitir que hay gente mejor que él/ella.

Triste, muy triste. Todos tenemos problemas de autoestima y deseamos cosas que no tenemos (materiales o no), pero me niego a pensar que ello sea justificación suficiente para putear a quien se nos antoja objetivo a matar.

Odio a estas SERPIENTES. Pero a mí, no me vencerán.



Cuenta la leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. Esta huía rápido con miedo de la feroz predadora y la serpiente al mismo tiempo no desistía.

Huyó un día y ella la seguía, dos días y la seguía... Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y le dijo a la serpiente:

- ¿Puedo hacerte tres preguntas?

- No acostumbro dar este precedente a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar, contestó la serpiente.

- ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia? preguntó la luciérnaga.

- No, contestó la serpiente.

- ¿Yo te hice algún mal? dijo la luciérnaga.

- No, volvió a responder la serpiente.

- Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo?

- Porque no soporto verte brillar...


(Extraido de un libro de Bernando Stamateas)

¿Existe un tiempo para amar?


Ayer recibí la llamada de una amiga. Había conocido a un chico el finde anterior, habían bailado, se habían besado y, además, de paso, se habían enamorado.

Nada más decirme ésto, le pregunté que cómo era posible enamorarse en una sola noche. Ella me respondió que no había una razón, que estaba feliz y se despidióenseguda porque tenía que prepararse para su segunda cita.

El lunes, desde la ventana del chat, me dijo que él y ella ya eran novios. El martes, que el miércoles le iba a presentar a sus padres y el jueves, a su mejor amiga. Solo atiné a preguntarle cuándo nos veríamos. Quedamos hoy a tomar un café después del trabajo.

Oyéndola entusiasmada, como no la veía desde que la conozco, contarme los detalles de su recién estrenada relación, me hice una pregunta que no me había hecho nunca: ¿existe un tiempo preciso para enamorarse?

Más que un tiempo, creo que se trata de un momento. Existe un espacio temporal en el que dos personas se conocen, o si ya se conocen, se descubren y de pronto, todo comienza.

En la película In the mood for love (si, adoro a Wong Kar-Wai, ¿qué le voy a hacer?) el Sr. Chow y la Sra. Chan se mudan a departamentos vecinos, se conocen, ambos casados, y descubren que sus respectivas parejas son amantes. Entonces, establecen una relación casi de consuelo por la infidelidad que comparten. De esa condición común nace el amor, ése que es el verdadero, el profundo, pero que, claro, jamás puede consumarse, ¿por qué? no era el momento. Sin embargo, su amor trasciende, incluso hasta el siguiente film del director. Creo que pocas veces me he estremecido tanto en el cine como ante la sorpresa de estar viendo 2046 y escuchar al protagonista (el mismo Sr. Chow, años después de su amor frustrado por la Sra. Chan) decir: "una vez tuve la oportunidad de tener un final feliz y lo dejé escapar" y ver en la pantalla una escena de la película anterior, en la que dormita sobre el hombro de la mujer que ama. A Wong Kar-wai no le bastó con separarlos, tuvo la cruel idea de meterlos en otra película para recordarle al espectador el dolor de la no-coincidencia temporal de dos seres de ficción que estaban destinados a enamorarse. Bueno. Ellos no se encontraron. Eso pasa en la vida real. Felizmente, no siempre.

Tras releer brevemente el pasado, es inevitable el carrusel del "si hubiera" - porque el tiempo, a pesar de la voluntad y del amor, no retrocede-, es decir, ¿si lo hubiera conocido antes?, el consiguiente, ¿y si no lo hubiese conocido nunca?, y al entrar en materia más personal ¿qué hubiera pasado si esa noche en que te encontré en aquél pub no me hubiera acercado?

Ése era el momento de conocernos y nos pasó de largo, para siempre; bueno, tampoco hubiese conocido a la decepción y a la infidelidad en persona, y no hubiera tenido que quererte por dos años y pasar dos más, olvidándote.

Para mí, los encuentros precisos y los desencuentros absurdos solo comprueban que el amor, en términos de longitud cronológica, no existe. Hay novios que tristemente y tras unos años, pasan a ser nada. Yo tengo dos de esos en mi haber.

Sin embargo, hay personas que pasaron por mi vida un instante, tres meses, unas cuantas noches, catorce horas, y me dejaron mucho más. Lo fugaz no tiene que ver con lo eterno. La trascendencia se encuentra en lo que se entrega y, a la vez, se recibe. Creo que de esta manera sí se puede medir la temporalidad del amor.

Puedo decir, entonces, que he estado enamorada más de la única vez que cuanto con la razón.

Hay un lazo rojo que me une a personas que me entregaron justamente tiempo, además de sabiduría, risas, placer, lágrimas, palabras, secretos, caricias, sorpresas, lugares, momentos y recuerdos. De estos regalos tengo muchos, y los agradezco.

Así, me es imposible definir al amor en la figura de una persona. Es un recorrido que uno transita de vez en cuando y, con un poco de suerte, al lado de una persona que comparte las mismas ganas de echarse a caminar contigo. El tiempo no importa, el amor lo vuelve todo presente.

Si en realidad es así, quiero enamorarme de un modo irracional, inocente, atrevido, infantil, consciente, profundo, honesto, alegre y sano, de una buena vez. Para eso, solo necesito una persona que quiera enamorarse de mí de una forma irracional, inocente, atrevida, infantil, consciente, profunda, honesta, alegre, sana y también, de una buena vez.

El lazo rojo nos está esperando, a los dos.

Vena cañera a flote: ODIO A LOS NEO-HIPPIES ALTERNATIVOS Y NO SÉ QUÉ HACER

Quién mucho abarca, poco aprieta. Una vez que dejé que los góticos siguieran su camino de tinieblas, y me cebé con los emos, un nuevo crisol de "Kurtura" se avecina en el horizonte.

Hasta esa masa amorfa llamada "emo" que se dedica a parasitar en las esquinas de los bares de rock parece estar mengüando. Creo que más bien el número se ha estabilizado. Los pijos ya no encuentran atractivo en las gafas de pasta y los clones de Uri Geller ya no parecen estar dispuestos a comerse el mundo :(

Otra moda que se va.

Pero en las entrañas de la conspiración mundial entre Blanco, Mango, H&M y la maldad personificada del Bershka, un nuevo mal va tomando forma. Sé que es arriesgado hacer predicciones de este estilo, pero hace unos meses que me paseo por las calles y veo una mezcla entre camisa redneck(de cuadros)-look rockabilly descafeinado-... y un temible olor a rollito 60's-70's que me hace pensar lo peor. Y creo que no me equivoco amigos, pues ahora le ha llegado el turno a... EL ROLLITO HIPPIE (malentendido tergiversado y estupidamente light).

Nos venían advirtiendo: los hippies son un blanco fácil. Razones hay:

-La gran mayoría no sabe que hay una cosa llamada moda.
-La otra gran mayoría murió de sobredosis.
-Lo mezclan con el rollo southern y el rollo indie, y el rollo "uh cuidao que yo me veo cine de tarantino y me pongo sus frases en el nick!".
-Ahora mola ir a tiendas de segunda mano, ya que por fin se dan cuenta que la ropa de antes, si ha durado 20 años, puede durar treinta lustros más (teoría de la abuela).

Los hippies eran mala gente. Sí, ya lo he dicho. Sí, no me mires así porque eran hijos de puta maníacos homicidas: mira a Charles Manson. No era un tipo con quien discutir sobre música, a no ser que quisieras amanecer empalado al día siguiente (ya dije en su momento que su enfermedad mental es culpa de Paul McCartney y John Lennon y sigo pensándolo). Mira a Jerry Garcia, un pervertido. Mira a Hendrix, un drogadicto. Mira a los Jethro Tull, transexuales desviados. Como veis, no fueron gente ni feliz ni sana ni maja.

Hagamos una comparativa:

A) TRUE OL' HIPPIE

1)No hay bandanas aqui
2)No hay florecillas por aqui
3)No hay señal de V por aqui
4)Nadie está contento

Sin embargo son los creadores del BORN TO BE WILD y el himno de la libertad en EASY RIDER.

B)FALSO HIPPIE:

1)Diadema
2)Pantalones parcheados
3)Chaleco.
4)Cara de fumado y/o estúpido. Hacer el signo de la paz te envía al infierno de Bunbury directo.

Sólo puedo, pues, hacer un ejercicio de tolerancia aceptando que en esta vida debe haber más que solo sonidos estridentes. Sí, debe haber también cursilería melódica y guitarras y gente como Franz Ferdinand. Deben haber reflexiones pacifistas y toda esa mierda que alega estar "happy" y produce ganas de tomarse de las manos y bailar en círculos. Deben existir esas bandas de "rock n roll", de "pop rock" y de "alternativo" para que los chicos con zapatillas Converse (soy anticapitalista pero me gasto 90 euracos por la cara), y camisas de Hendrix se sientan integrados... y aunque suene a puro sarcasmo (confieso que resulta casi imposible escribir esto sin caer en la tentación de usar ese recurso) soy honesta cuando digo que aceptaré y abrazaré a los neo hippies de ahora en adelante, con un abrazo tan puro y entregado que John Lennon quedará como un guerrero espartano frente a mi sumisión.

Prometo correr y saltar por los campos de fresas.


Y diré que hay que hacer el amor y no la guerra, estaré siempre contenta y seré super positiva, me compraré camisetas 3 tallas por encima de la mía, no discutiré con nadie no vaya a ser que descubran que tengo pensamiento propio y carácter, me haré trencitas y ahorraré el sueldo para ir en busca de ropa de entre 200 y 400 € pero eso sí, que parezca sacada de la basura, por favor. Sólo me faltan unos papis con las arcas llenas que me paguen mi carrera de Letras para no dar palo al agua.

En fin, las modas... qué será lo próximo...

Una caja nueva de lápices de colores sin usar

En estos días en los que oigo casi a diario en las noticias el crecimiento del sedentarismo en los niños, la violencia en las aulas, los problemas con el tabaco y el alcohol, el aumento del acoso escolar y las funciones paternales excesivas de los abuelos, me dá por recordar mi infancia.

Todas las personas, al recordar su infancia, esbozan una sonrisa de complicidad con ellos mismos, de evocación de todos los momentos que han vivido durante ella.

Ahora, oyendo esas noticias, es cuando me doy cuenta del valor que tiene la infancia, esa etapa en la que te estás abriendo al mundo, en la que para ti todo es nuevo y emocionante, cada aprendizaje es un reto, una ilusión.

Recuerdo mi infancia con una sonrisa cómplice, como el resto de aquellos de mi generación y anteriores supongo. Una infancia llena de juegos en la calle, sin pensar que cualquiera viniera a secuestrarnos, de risas tirados en cualquier portal comiendo chucherías, sin preocuparnos de los kilos de más que podían ocasionarnos éstas.

El colegio era nuestra mayor obligación, y los deberes sagrados después del bocata de nocilla y, por supuesto, la serie de dibujos de turno. Como todos los niños, en mi cole nos hemos metido con los niños, nos hemos peleado, sin que la cosa saliera en el periódico como si de un cataclismo nuclear se tratase.

Por supuesto, ni teníamos movil, ni siquiera usábamos el teléfono fijo de casa, ese gris que marcaba los números con una ruleta, sin el permiso de nuestros padres o mayores.

Y los veranos, cómo no, en el pueblo de los abuelos, sin pensar que la abuela pudiera tener estrés por cuidarnos, o estuviéramos robando su derecho a la jubilacion. Todo el día con la bicicleta por las calles, sin ánimo de hacer ejercicio para prevenir la obesidad infantil, sino por pura diversión. Y sin necesidad de un carril-bici ni nada similar.

Dudo que los niños de hoy en día, esbocen una sonrisa cuando recuerden su infancia, porque simplemente no la tienen. Nos encontramos ante pequeños adultos hechos a imagen y semejanza de la sociedad, que no disfrutan del privilegio de ser niños, sino que se aprovechan de ello para conseguir que todo gire a su alrededor.

Al fin y al cabo, los niños son niños, y siguen tenido la inocencia que nosotros teníamos, solo son víctimas de la sociedad en la que vivimos, en la que en vez de aprovechar el progreso para ser mejores, lo usamos como culpable de nuestros errores.

Rehaciendo tu vida cada noche

Y por fin termina el verano.

Y quizá con dicho fin regrese mi inspiración, mi ánimo, mi alegría... O no. No sé qué me pasa, mi espíritu está en números rojos.

Ha sido un verano algo "horribilis", a varios niveles. A punto he estado de no volver por aquí. Pero haré un último esfuerzo. Porque me gusta leeros. Porque me gusta escribir mis tonterías ególatras de vez en cuando. Porque sí.

Primero, el por qué del título.

Vale, no he salido de Madrid, no he hecho nada especial, he estado los dos meses trabajando sin cesar... Pero me quedo con los detalles. Detalles del día a día que me hacen reflexionar, evolucionar, cambiar hábitos, conocer gente, etc. Y con ello, que ahora detallaré, me quedo... Porque en ese sentido ha sido un verano bastante... abrumador.

Rehacer tu vida. Rehacerte a ti misma. Seguramente haya muchas personas que se pasen por aquí, o que conozcáis, que siempre tienen los mismos amigos, la misma pareja, salen por los mismos sitios, llevan trabajando en el mismo puesto años y años...

A veces, he llegado a admirar a estas personas, por esa "estabilidad" sentimental, afectiva, laboral, a la que supuestamente todos debemos llegar. Y lo he admirado desde el punto de vista de una persona que es totalmente lo contraria a ello.

Como he tenido tenido tiempo de detenerme a pensar, me he dado cuenta de que no he parado de cambiar de trabajo desde que comencé a currar a los 19. Y no me ha ido mal. Me gustaba aprovechar las oportunidades cuando me llamaban y llegué a trabajar todo un verano en la playa... Ese sí fue un gran verano (te acuerdas, Mar? :)).

Claro que agradecería que me hicieran fija en mi actual empresa, pero qué pasa si no? No sé, no se acaba el mundo, siempre puede surgir algo mejor, puedes plantearte hacer viajes o dedicarte tiempo a ti misma de vez en cuando, así como explorar nuevos campos. Si no hubiera trabajado en tantos sitios, no habría descubierto mi verdadera vocación, ni hubiera conocido tantas personas de las que aprendí todo.

Me he dado cuenta también de que mi círculo de amistades ha cambiado con el paso del tiempo. Sólo conservo alguna amistad aislada del instituto y prácticamente cada cierto tiempo hago nuevos amigos. Cada fin de semana, o cada día del fin de semana, así como si salgo en diario, lo hago con personas distintas.

¿Desventajas? Muchas. Sentimiento de desarraigo, no pertenecer a un grupo concreto que cuente contigo en sus planes de manera habitual. ¿Ventajas? Libertad de decisión. El estar sólo con las personas que tú quieres estar y ver cómo cada vez que ves a alguien haces algo provechoso porque te aporta nuevas palabras, anécdotas, sentimientos.

En mi opinión la gente se arrastra demasiado para tener amigos y para mantener unido al "grupo". Demasiado miedo a la soledad, creo yo. O seré yo la rara, no sé. Conocidas mías se escandalizan de que salga de casa sola un viernes por la noche "a la aventura" y no dependa de nadie para ir a tomar algo, o comprar. Dios, demasiada previsión. Que hago lo que quiero, oigan.

Y qué decir de las parejas.

Mi vida nunca se ha deshecho. Sólo se han deshecho los lazos que me unían a determinadas personas. Y de ese término he contruido otros muchos más de los que cada día me siento más orgullosa.

Pues de este verano no me puedo quedar con el sol, con la playa, con ningún viaje... pero sí he recogido muchas piedrecitas por el camino que he guardado en un cofre secreto:

- Banyuken.es me llevó a la isla de Bora Bora ^^ donde tuve que comer carne rara de chino muerto envuelta en una especie de pan seco. Dice que era un restaurante japonés. Pues bueno. Después, de Bora Bora a Madrid vinimos en moto :)

- Me enamoré 5 o 6 veces intensamente. Me desenamoré en un día.

- Estuve 43 minutos borrando los mensajes de móvil de una persona que no me quería.

- Lloré durante una hora cuando un amigo me escribió al saber que estaba mal.

- Aprendí a vivir sola y a decidir mi camino.

- Ya puedo hablar del fallecimiento de mi padre con mis amigos sin llorar. Además, creo que hemos hecho las paces. Cuando levuelva a ver, os diré.

- Me leí y releí todos los emails de Manuel ;)

- Vi a mi grupo preferido (ACDC) en directo y aprendí a llorar con la música.

- No me quedé ningún fin de semana en casa triste.

- Superé mi onicofagia, por desgracia, temporalmente, hasta hace 3 días.

- Ya tengo 3 gatos :)

- Recuperé varias amistades de años, que estaban algo descuidadas en el desván.

- Tomé un tequila a las 6 de la tarde. Y no lo vomité XD

- Aprobé las asignaturas a las que me presenté asíque seguiré trabajando y estudiando. Véis, a lo tonto ya tengo solucionado el año, jeje.

- Decidí seguir con el blog.

Espero que vuestro verano haya estado lleno de grandes y pequeños detalles. De los que pueden fotografiarse y compartirse, y de los que no.

Mañana con más tiempo me pasaré por vuestros blogs.

Saludos y besos, hasta pronto.

Cuando el AMOR no es causa ni consecuencia

Nos conocimos hace unos tres años. Estábamos en un bar de Madrid. Nuestros respectivos novio y novia no habían podido salir con nosotros. Nos hallábamos en una mesa de cuatro. Después de unos veinte minutos él me hizo una pregunta y bastó para que la conversación no terminara jamás.

Hablamos de todo, y el resto del mundo dejó de existir. Comenzamos con las últimas películas que habíamos visto en el cine y a partir de ellas de todo lo demás. Ni siquiera lo había mirado bien. Era guapo, más alto que yo y de mi mismo color de piel, ojos y pelo. Pero eso no fue lo que me impresionó, sino el descubrir en menos de una hora que nuestra percepción de casi todo era la misma.

Nunca voy a olvidar esa tarde, después de esa noche, en la que quedamos en ir a El Capricho a tomar fotos y no tomamos ninguna. Hasta que anocheció hablamos de nuestras vidas, o de lo que eran en ese momento, hace ya tanto tiempo... Creo que fue la primera vez que me enamoré de él, porque luego siguieron otras 3 o 4 más.

Desde ese día nos hicimos inseparables. Le hice enamorarse del Ruta y con esa excusa nos veíamos cada fin de semana en los conciertos. Lo hice salir de sus sitios de siempre y de cuando en cuando en alguna discoteca de moda, donde nos veíamos con otras personas al lado y sentíamos celos casi salvajes. Un año nuevo me hizo llorar entre varios tequilas verlo pelear por otra chica. Sé, por que lo sé ahora, que él pasó por lo mismo al verme pasar de unos brazos a otros.

Hemos compartido Madrid en todas las estaciones climáticas y emocionales del año.
La mejor ropa interior la he tenido puesta cuando tuve que dormir tres meses a su lado. A mí siempre me gustaron sus camisetas. Me ha tomado tres mil fotos con ellas puestas que nunca he visto porque no me gusta que me fotografíen. Pero ahora tengo al lado izquierdo de mi cama una foto de los dos mirando un lago.



Él sabe todo de mí: que no como nada que venga del mar, que me gustan los zapatos, vestir de negro, el café con leche, la cerveza; que odio la impuntualidad, y que me encanta ver películas zampando patatas fritas frente al PC.

Yo sé todo de él: le gusta vivir al aire libre, odia las aglomeraciones y disfruta tocando la guitarra en sus ratos libres escuchando a Pink Floyd de fondo. Me hace feliz, me hace reír y le gusta estar siempre conmigo. Soñamos con algún futuro juntos, traspasando la barrera del espacio y del tiempo, pero ni nos casaremos ni tendremos hijos.

Nunca olvidaré un montón de cosas que hemos compartido. Amantes, aventuras y amores de verdad. Borracheras, comilonas, amigos y viajes. Permanecerá en mi memoria la mañana después de una larga noche de copas, en la que entró a mi habitación y los dos casi desnudos nos abrazamos en la oscuridad alumbrados por las luces de colores en forma de estrellas que me acababa de comprar y oyendo mi último CD de NIN.

Tengo que decir que él ha hecho lo que nadie hizo por mí: el haber cruzado media España para encontrarnos en otra ciudad con la única condición de que no vuelva a llorar por lo que no vale la pena, y para que no esté sola. Creo que nadie ha hecho un viaje tan largo por mí.

En Noviembre quizá hagamos algún viaje juntos, le dije que quiero irme lejos de aquí con alguien a quién quiera de verdad.

Seguro que os preguntáis por qué él no es mi novio. A pesar de haberme enamorado de él varias veces en el tiempo que nos conocemos, prefiero que sea mi mejor amigo para siempre que un novio que en algún momento no quiera volver a ver. Un ex novio al que con el tiempo sólo guarde rencor. Una persona a la que recordar con nostalgia y dolor. Porque a fin de cuentas, ese es el sentimiento que nunca quiero sentir: el desamor.

Para mí es el hombre perfecto, mi alma de repuesto, mi refugio y mi compañero. Vive en Madrid y sé que me quiere, y eso es suficiente para jamás sentirme sola. Es el amigo de esos que no sabía que existían; y eso es suficiente para no querer que sea un novio con fecha de expiración.

Sé, por las veces que hemos reído y llorado, que jamás lo voy a perder. Ojalá la novia que venga, que vendrá, lo quiera como yo, para siempre. Y que el mío me quiera como él me quiere, con bondad, con paciencia y una confianza que siempre ha trascendido fronteras de tiempo y espacio estúpidas que vamos a seguir cruzando juntos.


Frases que me han marcado últimamente PARTE II



- Las tías sois muy previsibles, sólo habláis con dos tíos: con el que os gustaría acostaros, y con el que os gustaría contarle con quién os gustaría acostaros.

- Mi humilde opinión es que deberíamos quedar para polvos esporádicos sin compromiso alguno.

- ¿Tú existes realmente o eres mística?

- Bueno... ejem... ésta no va a chuparse sola.

- Perdona, es que no soy de aquí y es la primera vez que salgo por Madrid... ¿todas las tías del bar están igual de buenas que tú?

- Me di cuenta de que mi relación estaba en punto muerto cuando lo único que se me ocurría regalar a mi novio por su cumpleaños era un jersey de cuello vuelto...

- Qué mal pensada eres tía. Lauri me ha prometido que no se va a liar con nadie. Sólo ha dicho que nos demos un tiempo.

- ¿Qué nos ha pasado? Antes éramos personas decentes que se iban los sábados a pasar el día a Toledo.

- Yo porque tengo novio y le respeto, si no, me liaría con cualquiera de éstos.

- Pues yo si fuera tía sería la más puta.

- Oye, ¿qué tal si hacemos las paces? Y no, no es por sexo.

- Es que... me dejé el móvil en el coche y luego no me acordaba de si lo había dejado en casa o dónde y cuando lo encontré ya era tarde para llamarte.

- ¿Te volveré a ver?

- Ah... tus amigos se van pero ¿tú te quedas, no?

- No sé tía, esas cosas no se piensan, follar era para mí una forma de vida. Follaba, y ya está.

- Si, ya sé que llevamos sin hablar varios años, pero no sé, el otro día te vi por la calle y me dio por agregarte al MSN de nuevo.

- Oye, dame tu número que se me han borrado todos.

- Mañana te devuelvo los cd's. Sí sí, ésta vez sin falta.

- Joder, lo siento, estaba borracha y cachonda.

- Las tías sois todas unas zorras.

- No estoy preparada para el compromiso... tengo demasiados polvos pendientes.

- No, lo dejé... ese chico me tenía comprimida cual archivo winzip.


PD: Sí, es parte II, porque en su día hubo una parte I -> http://retalessueltos.blogspot.com/2008/12/frases-que-me-han-marcado-ltimamente.html

Amiguetes y amiguetas, cuidado con lo que decís, que una tiene buena memoria para ciertas cosas XDDDD Y no, no voy a decir cuál o cuáles son de cosecha propia...
pero todas son verídicas, producto de conversaciones por MSN, de noches etílicas, de cañas y reflexiones para intentar solucionar el mundo... Lo típico.

Reflexión de un Domingo como otro cualquiera

Tanto en la vida real, como en la vida ficticia, que es esta, hay verdades únicas e irrefutables. Como por ejemplo, que atrae más chatear o hablar con una chica guapa que con una fea, aunque no puedas tocarla ni sentirla. O que atrae más chatear o hablar con un chico divertido, guapo y adinerado, que con uno feo, pobre y melancólico.

En fin, pautas de la vida a las que una se tiene que amoldar.

La vida real no es tan diferente de ésta que está encerrada en esta pantalla, nos limitamos a trasladar nuestros defectos y virtudes a este subuniverso. Mi paranoia de hoy trata de eso mismo, cómo el aspecto físico aquí se vé sustituido por fotos que se mandan unos a otros y cómo esas fotos influyen en la consideración que te tendrán, aunque seas un perfecto gilipollas.

No hay tanta maldad en esos actos, pero se puede ser cruel aún sin saberlo, y la otra persona al otro lado de la pantalla tiene sentimientos, que aunque no se vean, no quiere decir que no le puedas causar daño. No sé muy bién adonde quiero ir a parar, pero tampoco me propongo decir nada interesante, o algo que deje a todos boquiabiertos o muertos de risa. Sólo lo hago para desahogarme, para estar a gusto conmigo misma.

Tampoco quiere decir que para sentirme a gusto tenga que escribir aquí, a la vista de todos. En fín, divagaciones várias de una mente vacía.

Puedes tener tus amigos messengeros, o tu sala favorita de chat, o incluso una cosa de esas para mandar correos eléctronicos a peña que dice que busca pareja. Al final, siempre te piden una foto, o que pongas la webcam. Yo no me considero en absoluto mala tia, ni siquiera digo que soy fea, o que no estoy buena. Pero cada vez que alguien me pide cam, o dice cibersexo, o simplemente dice cómo eres, ya me está haciendo gargaras el estómago.

Mi condición social es mia, mi condición física tambien, mi vida es mía, y no se limita a esta pantalla, sólo la utilizo para conocer gente que puede ser buena o mala, pero que muy dificilmente conocere algun dia, a menos que sea alguien especial y me lo demuestre en el dia a dia.

En fín, la vida se ve desde otra perspectiva desde aquí y podemos perder el norte de nuestra realidad facilmente, lo difícil algunas veces es regresar adonde pertenecemos, al lugar del que huimos muchas veces.

Así que les digo a esas personas que me sustituyan o me borren de sus vidas, total, son muchos años de vivír sin ellos y creo que unos cuantos, igual o más, puedo pasar. Pero que no me malinterpreten tampoco, que si escribo esto es por que me sale de las narices, no para hacer daño o hacerle mal a nadie, que tampoco los conozco para eso.

En conclusión, que seguiré viviendo mi vida, recordaré los buenos momentos pasados fuera y dentro de este subuniverso, y los malos los mandaré allá donde termina la espalda.

Que la vida son dos días y uno está lloviendo.

Ale a cuidarse.

Summertime, when the livin's easy... // ·Yo no odio el verano, sólo me dá asco·

Amigos, lectores, incondicionales del rock (no veo ninguno, qué os pasa??) vengo a hablaros de las situaciones anecdóticas en las que me he hallado estas semanas (y lo que queda!), no tan calurosas como creemos (es que si una no habla del calor, dé qué leches habla? Nadie saca discos en verano) y que creo que podréis imaginaros sin apenas hacer esfuerzo, puesto que a todos nos ha ocurrido a lo largo de este asedio estival:

Situación 1:

-Perdone señora, cuánto cuesta el granizado de limón?
-El mediano?
-Sí.
-4 EUROS CON 50.


FOR THE LOVE OF GOD!!!!!!!

Qué ha pasado durante este invierno para que el precio del helado y los productos veraniegos se encareciera tanto?? Acaso la orchata contiene semen de David Coverdale??? (Y aún así, yo lo pondría a 3 euros que ya es bastante). El precio del helado, de la orchata, de los discos de Tygers of Pan Tang, del granizado de menta, de las reediciones (yo soy reacia a las reediciones, no me gustan las bonus tracks), ha subido como los niveles de serrín que hay en el cráneo del gótico medio. Alguien me puede decir por qué???

Situación 2:

Ruido inconfundible, percusión machacona, voz estridente y pesada, una melodía salida del infierno... NO HABLO DE BLACK METAL. HABLO DE LA CANCIÓN DEL VERANO: aunque el año pasado quisiéramos creer que el reageton se había acabado, se ve que andábamos muy muy equivocados. Pero este año parece que hay algo raro flotando en el aire... De hecho, en las noticias salió que este año podría no haber canción del verano (pensé... ya no saben qué noticias inventarse, con lo interesante que seria ver la evolución física de Vince Neil): casi me pongo a llorar. Este año hay muchas canciones pero ninguna llega a ser lo suficientemente estúpida para ser canción del verano (es que cuáles son los requisitos para ser canción del verano: ser más malo que Amset no??) así que este año nos quedamos un poco más tristes ( yo desde luego NO). Hay mucha gente que piensa que esto y una reunión de Stryper son los señales del Apocalipsis.

Situación 3:

Tu decides pasar un lunes/martes/sabado... de playa (o piscina en mi caso XD). MAL HECHO HIJO DEL DEMONIO, DEBISTE QUEDARTE EN TU CUEVA, PUES EL HORROR QUE TE ESPERA AHÍ FUERA, NO LO PODRÁS OLVIDAR (ponedle ritmo y es una canción de Saratoga). Un calor que ni en la cama de Paul Stanley, lleno de una especie extraña de seres embadurnados en crema solar, de un color hematoma rojizo, con el pelo claro y que cuando les dices algo ponen esa cara que ponen los perros cuando les dices algo (ladeando la cabeza y sonriendo): si amigos si... LOS GUIRIS. Guiris en los bares, guiris en la playa, guiris en la calle... y todos, sin excepción, borrachos (he visto bebés con cervezas en la mano). Imaginaros a Children of Bodom, Mayhem, Hanoi Rocks, Running Wild, Yngwie Malmsteen, Hammerfall, Finntroll, Nightwish, Scorpions, Grave Digger y Stratovarius en bermudas camisa de flores y chancletas con calcetines en la playa del pueblo o en el Zara de la ciudad. MOLA EH??

Situación 4:

Quedas con tus colegas. Hace tiempo que no los ves. Todos están muy contentos y sabes por qué... ELLOS HAN IDO A MUCHOS FESTIVALES ESTE VERANO, pero tú, tú te quedaste en casa ahorrando para poder vivir indignamente un mes más. Sabes que haces lo correcto, y les ves aguantándose las ganas para hablar de que se hicieron fotos con Tobias Sammet y Joe Perry a la vez. Y te tragas todas sus historias sobre el Leyendas, el Sweden, el Wacken, y el Mierden. Y no rechistas, sonries y te alegras por ellos... verdad?????? Tu sabes que el año que viene irás (como dijiste el año pasado), o que no lo necesitas, porque estás muy bien escuchando reggeton en tu casa. Mientete si quieres, pero no dejes que crean que te afecta!!!

Además, en verano no puedes llevar chupa ni tejanos porque te asas, así que tienes que sufrir el tormento de ver pulular por la calle humanoides con camisetas de exciter y bermudas surferas, a lo que no sabes que cara poner... OH FRIO INVIERNO, VEN DEPRISA!

Aunque lo peor, sin duda de esta época son:

- La estúpida moda que siguen todas las tías de ir vestidas como si de repente se hubieran vuelto hippis, rockeras o underground.

- Las sandalias de romano. Pero dónde váis almas cándidas. Tendréis que vestiros 3 horas antes de salir porque para abrocharse tanta hebilla... mínimo echas media hora. Os falta el gorrito con las plumas rojas XD.


- La camiseta de "I Love My Boy" del Blanco. Ahora en rebajas han sobrado unas... 6000. Están a 3 € para fregar los cristales, el suelo, etc. Aunque yo creo que no sirven ni para eso.

Carta a una ruptura

Esta mañana mientras miraba tus cartas y nuestras fotografías, he entendido el significado de amor, tiempo y distancia.

Tu recuerdo estuvo perdido junto a ellas durante muchos años, y hoy, mientras camino hacia el ocaso de mi vida, afortunada soy al haberlas encontrado en el fondo de la cajita de madera que me regalaste la noche en la que atrapábamos luciérnagas para hacer una lámpara.



En este entreluces de colores sepias y de nostalgias que comienzan a perderse en las calles y en los techos de mi barrio, también he recordado la tarde en la que siendo muy chicos, intentábamos contar las mariposas que trazaban círculos sobre la superficie del estanque al que íbamos a ver zarpar barquitos de papel.


Mientras te escribo, siento que he comenzado a desvanecerme en medio de los colores cobrizos que ingresan por mi ventana, pero antes de que llegue el final, quiero confesarte que tengo la hoja de cuaderno que nunca te di. Todavía se puede ver el corazón que dibujé, y en su interior, tu nombre y el mío escritos con un lápiz de color rojo.

Todo tiene su final, nada dura para siempre. El señor tiempo ha pasado sin darme cuenta, y mientras caminaba con su prisa hacia el sol que se dibuja sobre un horizonte que no volveré a ver, he podido terminar la que quizás sea mi primera y última carta para ti.

Es bonito y es triste a la vez, pero las luciérnagas que aún guardo en la cajita de madera, han comenzado a pintar de luz el pedacito de noche que aún me queda. Mañana no estaré al atardecer.


Mañana, no estando tú ya en mi vida, no será la misma persona la que porte el peso de mi cuerpo.

Gracias por todo, a pesar de que siempre llegue el final cíclico que creemos imposible.

Posdata 1: Aunque el amor entre los dos se llenó de besos ausentes, adjunto a ésta, encontraras dos fotografías, y la hoja del cuaderno que nunca te entregué.

Posdata 2: Si todavía me amas, te estaré esperando al final del arco iris.

Asssco de país...

España, país de castañuela y pandereta, donde alguien como Pepiño Blanco puede ser Ministro de Fomento y alguien como Esperanza Aguirre conseguir mayoría electoral absoluta xD; país donde se multiplican las pajas y se mojan las bragas por payasos que salen en Operación Triunfo y que no conocen ni a los Rolling ni a Bruce Springteen....

se estremece multitudinariamente con la muerte de celebridades musicales como Michael Jackson, previamente ignoradas, repudiadas o machacadas en la prensa del corazón.

Ahora mismo, en la televisión, esta gran televisión que tenemos, están anunciando el politono de Thriller... ja - ja - ja. Es increíble.

Y me jode esta hipocresía (en mi pueblo esto se llama hipocreía), porque ya pasó recientemente con Antonio Vega.

¿De verdad la gente en general ha sentido tanto la muerte de Michael Jackson?¿cuántos discos suyos compraron?¿cuántas canciones han escuchado del rey del pop? Ya lo digo yo: Thriller, con suerte Billy Jean y la de "Liberad a Wally".

Y lo mismo cono Antonio Vega; lo siento muchísimo por él, pero a mí Nacha Pop me parece un grupo de mierda, y me seguirá pareciendo se muera quien se muera. ¿Todos esos fans que brotaron por generación espontánea de Antonio, sabían cómo estaba de enfermo?¿cuántos discos tienen suyos?¿cuánto dinero se dejaron en sus conciertos?¿cuántas canciones conocen suyas? Ya lo digo yo también: La chica de ayer, y como mucho, El sitio de mi recreo.

Como el día de mañana pase lo mismo con mi amado Angus Young es cuando una de dos, os mataré a todos o me iré de España XDDDD Ya veremos.

Por no mencionar que el ya por suerte fallecido periódico METRO, que en su puñetera vida había hablado de rock, mencionó a Kevin Dubrow (Quiet Riot), cuando y porque falleció en determinadas circunstancias. Increíble.

DEFINITIVAMENTE, SI QUIERES SER UNA ESTRELLA QUERIDA Y ADMIRADA POR TODO EL MUNDO ES FÁCIL: MUÉRETE.

Ah, y si como dice Troy, Elvis, Marilyn, Michael o Jesús Gil están en una isla, que me inviten, por favor, jaja.

Mi pequeño homenaje a vosotros, dedicado a todos aquellos que utilizaron vuestra figura demasiado tarde para ocupar unos minutos de televisión, radio o prensa.

Michael Jackson - Smooth Criminal. Mi canción preferida. Nos veremos allí, amigo. Porque yo me moriré sin verte sobre los escenarios.



Antonio Vega - Se dejaba llevar



Quiet Riot - Cum On Feel The Noize