Etiquetas

Vena cañera a flote: ODIO A LOS NEO-HIPPIES ALTERNATIVOS Y NO SÉ QUÉ HACER

Quién mucho abarca, poco aprieta. Una vez que dejé que los góticos siguieran su camino de tinieblas, y me cebé con los emos, un nuevo crisol de "Kurtura" se avecina en el horizonte.

Hasta esa masa amorfa llamada "emo" que se dedica a parasitar en las esquinas de los bares de rock parece estar mengüando. Creo que más bien el número se ha estabilizado. Los pijos ya no encuentran atractivo en las gafas de pasta y los clones de Uri Geller ya no parecen estar dispuestos a comerse el mundo :(

Otra moda que se va.

Pero en las entrañas de la conspiración mundial entre Blanco, Mango, H&M y la maldad personificada del Bershka, un nuevo mal va tomando forma. Sé que es arriesgado hacer predicciones de este estilo, pero hace unos meses que me paseo por las calles y veo una mezcla entre camisa redneck(de cuadros)-look rockabilly descafeinado-... y un temible olor a rollito 60's-70's que me hace pensar lo peor. Y creo que no me equivoco amigos, pues ahora le ha llegado el turno a... EL ROLLITO HIPPIE (malentendido tergiversado y estupidamente light).

Nos venían advirtiendo: los hippies son un blanco fácil. Razones hay:

-La gran mayoría no sabe que hay una cosa llamada moda.
-La otra gran mayoría murió de sobredosis.
-Lo mezclan con el rollo southern y el rollo indie, y el rollo "uh cuidao que yo me veo cine de tarantino y me pongo sus frases en el nick!".
-Ahora mola ir a tiendas de segunda mano, ya que por fin se dan cuenta que la ropa de antes, si ha durado 20 años, puede durar treinta lustros más (teoría de la abuela).

Los hippies eran mala gente. Sí, ya lo he dicho. Sí, no me mires así porque eran hijos de puta maníacos homicidas: mira a Charles Manson. No era un tipo con quien discutir sobre música, a no ser que quisieras amanecer empalado al día siguiente (ya dije en su momento que su enfermedad mental es culpa de Paul McCartney y John Lennon y sigo pensándolo). Mira a Jerry Garcia, un pervertido. Mira a Hendrix, un drogadicto. Mira a los Jethro Tull, transexuales desviados. Como veis, no fueron gente ni feliz ni sana ni maja.

Hagamos una comparativa:

A) TRUE OL' HIPPIE

1)No hay bandanas aqui
2)No hay florecillas por aqui
3)No hay señal de V por aqui
4)Nadie está contento

Sin embargo son los creadores del BORN TO BE WILD y el himno de la libertad en EASY RIDER.

B)FALSO HIPPIE:

1)Diadema
2)Pantalones parcheados
3)Chaleco.
4)Cara de fumado y/o estúpido. Hacer el signo de la paz te envía al infierno de Bunbury directo.

Sólo puedo, pues, hacer un ejercicio de tolerancia aceptando que en esta vida debe haber más que solo sonidos estridentes. Sí, debe haber también cursilería melódica y guitarras y gente como Franz Ferdinand. Deben haber reflexiones pacifistas y toda esa mierda que alega estar "happy" y produce ganas de tomarse de las manos y bailar en círculos. Deben existir esas bandas de "rock n roll", de "pop rock" y de "alternativo" para que los chicos con zapatillas Converse (soy anticapitalista pero me gasto 90 euracos por la cara), y camisas de Hendrix se sientan integrados... y aunque suene a puro sarcasmo (confieso que resulta casi imposible escribir esto sin caer en la tentación de usar ese recurso) soy honesta cuando digo que aceptaré y abrazaré a los neo hippies de ahora en adelante, con un abrazo tan puro y entregado que John Lennon quedará como un guerrero espartano frente a mi sumisión.

Prometo correr y saltar por los campos de fresas.


Y diré que hay que hacer el amor y no la guerra, estaré siempre contenta y seré super positiva, me compraré camisetas 3 tallas por encima de la mía, no discutiré con nadie no vaya a ser que descubran que tengo pensamiento propio y carácter, me haré trencitas y ahorraré el sueldo para ir en busca de ropa de entre 200 y 400 € pero eso sí, que parezca sacada de la basura, por favor. Sólo me faltan unos papis con las arcas llenas que me paguen mi carrera de Letras para no dar palo al agua.

En fin, las modas... qué será lo próximo...

Una caja nueva de lápices de colores sin usar

En estos días en los que oigo casi a diario en las noticias el crecimiento del sedentarismo en los niños, la violencia en las aulas, los problemas con el tabaco y el alcohol, el aumento del acoso escolar y las funciones paternales excesivas de los abuelos, me dá por recordar mi infancia.

Todas las personas, al recordar su infancia, esbozan una sonrisa de complicidad con ellos mismos, de evocación de todos los momentos que han vivido durante ella.

Ahora, oyendo esas noticias, es cuando me doy cuenta del valor que tiene la infancia, esa etapa en la que te estás abriendo al mundo, en la que para ti todo es nuevo y emocionante, cada aprendizaje es un reto, una ilusión.

Recuerdo mi infancia con una sonrisa cómplice, como el resto de aquellos de mi generación y anteriores supongo. Una infancia llena de juegos en la calle, sin pensar que cualquiera viniera a secuestrarnos, de risas tirados en cualquier portal comiendo chucherías, sin preocuparnos de los kilos de más que podían ocasionarnos éstas.

El colegio era nuestra mayor obligación, y los deberes sagrados después del bocata de nocilla y, por supuesto, la serie de dibujos de turno. Como todos los niños, en mi cole nos hemos metido con los niños, nos hemos peleado, sin que la cosa saliera en el periódico como si de un cataclismo nuclear se tratase.

Por supuesto, ni teníamos movil, ni siquiera usábamos el teléfono fijo de casa, ese gris que marcaba los números con una ruleta, sin el permiso de nuestros padres o mayores.

Y los veranos, cómo no, en el pueblo de los abuelos, sin pensar que la abuela pudiera tener estrés por cuidarnos, o estuviéramos robando su derecho a la jubilacion. Todo el día con la bicicleta por las calles, sin ánimo de hacer ejercicio para prevenir la obesidad infantil, sino por pura diversión. Y sin necesidad de un carril-bici ni nada similar.

Dudo que los niños de hoy en día, esbocen una sonrisa cuando recuerden su infancia, porque simplemente no la tienen. Nos encontramos ante pequeños adultos hechos a imagen y semejanza de la sociedad, que no disfrutan del privilegio de ser niños, sino que se aprovechan de ello para conseguir que todo gire a su alrededor.

Al fin y al cabo, los niños son niños, y siguen tenido la inocencia que nosotros teníamos, solo son víctimas de la sociedad en la que vivimos, en la que en vez de aprovechar el progreso para ser mejores, lo usamos como culpable de nuestros errores.

Rehaciendo tu vida cada noche

Y por fin termina el verano.

Y quizá con dicho fin regrese mi inspiración, mi ánimo, mi alegría... O no. No sé qué me pasa, mi espíritu está en números rojos.

Ha sido un verano algo "horribilis", a varios niveles. A punto he estado de no volver por aquí. Pero haré un último esfuerzo. Porque me gusta leeros. Porque me gusta escribir mis tonterías ególatras de vez en cuando. Porque sí.

Primero, el por qué del título.

Vale, no he salido de Madrid, no he hecho nada especial, he estado los dos meses trabajando sin cesar... Pero me quedo con los detalles. Detalles del día a día que me hacen reflexionar, evolucionar, cambiar hábitos, conocer gente, etc. Y con ello, que ahora detallaré, me quedo... Porque en ese sentido ha sido un verano bastante... abrumador.

Rehacer tu vida. Rehacerte a ti misma. Seguramente haya muchas personas que se pasen por aquí, o que conozcáis, que siempre tienen los mismos amigos, la misma pareja, salen por los mismos sitios, llevan trabajando en el mismo puesto años y años...

A veces, he llegado a admirar a estas personas, por esa "estabilidad" sentimental, afectiva, laboral, a la que supuestamente todos debemos llegar. Y lo he admirado desde el punto de vista de una persona que es totalmente lo contraria a ello.

Como he tenido tenido tiempo de detenerme a pensar, me he dado cuenta de que no he parado de cambiar de trabajo desde que comencé a currar a los 19. Y no me ha ido mal. Me gustaba aprovechar las oportunidades cuando me llamaban y llegué a trabajar todo un verano en la playa... Ese sí fue un gran verano (te acuerdas, Mar? :)).

Claro que agradecería que me hicieran fija en mi actual empresa, pero qué pasa si no? No sé, no se acaba el mundo, siempre puede surgir algo mejor, puedes plantearte hacer viajes o dedicarte tiempo a ti misma de vez en cuando, así como explorar nuevos campos. Si no hubiera trabajado en tantos sitios, no habría descubierto mi verdadera vocación, ni hubiera conocido tantas personas de las que aprendí todo.

Me he dado cuenta también de que mi círculo de amistades ha cambiado con el paso del tiempo. Sólo conservo alguna amistad aislada del instituto y prácticamente cada cierto tiempo hago nuevos amigos. Cada fin de semana, o cada día del fin de semana, así como si salgo en diario, lo hago con personas distintas.

¿Desventajas? Muchas. Sentimiento de desarraigo, no pertenecer a un grupo concreto que cuente contigo en sus planes de manera habitual. ¿Ventajas? Libertad de decisión. El estar sólo con las personas que tú quieres estar y ver cómo cada vez que ves a alguien haces algo provechoso porque te aporta nuevas palabras, anécdotas, sentimientos.

En mi opinión la gente se arrastra demasiado para tener amigos y para mantener unido al "grupo". Demasiado miedo a la soledad, creo yo. O seré yo la rara, no sé. Conocidas mías se escandalizan de que salga de casa sola un viernes por la noche "a la aventura" y no dependa de nadie para ir a tomar algo, o comprar. Dios, demasiada previsión. Que hago lo que quiero, oigan.

Y qué decir de las parejas.

Mi vida nunca se ha deshecho. Sólo se han deshecho los lazos que me unían a determinadas personas. Y de ese término he contruido otros muchos más de los que cada día me siento más orgullosa.

Pues de este verano no me puedo quedar con el sol, con la playa, con ningún viaje... pero sí he recogido muchas piedrecitas por el camino que he guardado en un cofre secreto:

- Banyuken.es me llevó a la isla de Bora Bora ^^ donde tuve que comer carne rara de chino muerto envuelta en una especie de pan seco. Dice que era un restaurante japonés. Pues bueno. Después, de Bora Bora a Madrid vinimos en moto :)

- Me enamoré 5 o 6 veces intensamente. Me desenamoré en un día.

- Estuve 43 minutos borrando los mensajes de móvil de una persona que no me quería.

- Lloré durante una hora cuando un amigo me escribió al saber que estaba mal.

- Aprendí a vivir sola y a decidir mi camino.

- Ya puedo hablar del fallecimiento de mi padre con mis amigos sin llorar. Además, creo que hemos hecho las paces. Cuando levuelva a ver, os diré.

- Me leí y releí todos los emails de Manuel ;)

- Vi a mi grupo preferido (ACDC) en directo y aprendí a llorar con la música.

- No me quedé ningún fin de semana en casa triste.

- Superé mi onicofagia, por desgracia, temporalmente, hasta hace 3 días.

- Ya tengo 3 gatos :)

- Recuperé varias amistades de años, que estaban algo descuidadas en el desván.

- Tomé un tequila a las 6 de la tarde. Y no lo vomité XD

- Aprobé las asignaturas a las que me presenté asíque seguiré trabajando y estudiando. Véis, a lo tonto ya tengo solucionado el año, jeje.

- Decidí seguir con el blog.

Espero que vuestro verano haya estado lleno de grandes y pequeños detalles. De los que pueden fotografiarse y compartirse, y de los que no.

Mañana con más tiempo me pasaré por vuestros blogs.

Saludos y besos, hasta pronto.