Etiquetas

El País de Siempre Jamás

Fui una niña alegre e inquieta, pero también tímida y reservada. Como ahora, estaba con los demás pero mi mente se hayaba en otra parte. Tenía (y tengo), una tendencia desmesurada a la fantasía, propia de críos pensativos y soñadores.

Si dibujo en mi mente mi percepción de mi niñez, me imagino a mi misma en algún campo perdido, misterioso, inventándome juegos que sólo yo cconozco, escuchando las fuentes, los ruidos del bosque, explorando casas deshabitadas, en ruinas... soñando con vivir mil años.

Me encantaba leer libros de aventuras, y desde los 8 o 9 años libros como "Moby Dick" o "La isla del tesoro" fueron devorados por la que escribe.




No obstante, reí y compartí muchas horas de juegos y travesuras con un buen puñado de amigos/as.

A pesar de esas maravillosas horas compartidas en el patio del colegio o en los parques de mi barrio jugando con el balón, la cuerda o comiendo golosinas, mi tendencia a la ensoñación me llevó a inventar una pequeña ínsula de Barataria habitada y regida sólo por mí y en la que llevaba a cabo toda una serie de aventuras imaginarias.




Sí, una especie de País de Nunca Jamás en el que cada día adoptada la personalidad de un héroe o heroina diferente. Naufragué en una isla perdida, viajé en una máquina del tiempo, busqué el tesoro del Capitán Flint con una pata de palo, viajé del centro de la Tierra a la Luna, permanecí volando durante cinco semanas en globo, navegué 20.000 leguas en un bajel submarino, di la vuelta al mundo en 80 días, fui la reina de los monos, la princesa de los bosques, la pistolera más rápida a este lado del río Pecos, mosquetera de Richelieu...


Pero pasaron los años...

Y con ellos, el país de Nunca Jamás se fue quedando vacío. Fugaces recuerdos de nostalgia disimulada, alguna vieja foto y poco más...

La niña que no quería crecer se vio, de la noche a la mañana, convertida en un adulto, muy a su pesar.

Las fantasías, eso sí, nunca se perdieron del todo. Quizá pasó que se volvieron más mundanas, más de andar por casa: el trabajo, el éxito o los logros materiales sustituyeron a las espadas de juguete, la capa roja y el antifaz.



Eso sí, la niña que había en mí, llena de inocencia y alegría, quizá haya desaparecido para siempre. Se dio cuenta de que los príncipes no existían, de que el amor era una mera ilusión fugaz, de que no era tan fácil conservar a todos esos amigos creados, y que era muy difícil ser feliz.

Fui construyendo a mi alrededor una muralla, y mi coraza se hizo fuerte como una roca, a pesar de no ser material, y así, muy pocas veces, encuentro algún verdadero/a compañero/a de aventuras, con quién compartir mis andazas y a quién dejar entrar en mi ínsula particular. Solemos juntarnos alrededor del fuego, y jurar lealtad antes de la partida...

Esas partidas de la vida adulta, donde ya no hay combates, viajes, espadas... sino desilusiones, problemas, rupturas, engaños...


18 Retales:

Pablo dijo...

Recuerda que guerreros fuimos, guerreros somos y guerreros seremos a los que no se peude vencer mas que haciendonos trampas o con la ayuda de algún perro traidor...
Por eso te repito que siempre habrá sitio para ti en mi barco volador, donde podremos poner verdes a lso guns & roses, decir que testament mola, que es una pena que no haya mas panthera o que a metallica hay que verlos antes de que Hetfield muera de sobredosis, mientras compartimos un té y fumamos algo de tabaco arabe ;).

Gabiprog dijo...

El estado fugaz de la felicidad tiene una caducidad directamente proporcional a la edad del aspirante a feliz.
Buenos son los sueños siempre, aunque el pisar firme y contar con amigos bien visibles puede no tener precio.

Metallica dijo...

Es lo que tiene hacerse adulto.
De crío te lo pasas mejor, menos preocupaciones y más diversión.
De todas formas, siempre hay que mantener la ilusión por algo, por tonto que pueda parecer al resto de la gente: es importante, casi una cuestión de vida o muerte.
Sin la ilusión por algo, no habría nada que nos impulsara hacia adelante en la vida.
Muy buen post. Un saludo!

maria dijo...

... que bonito....

ulises dijo...

Y lo que cundía el tiempo. Teníamos distinta percepción del tiempo y el espacio. El país de NuncaJamás existe pero ya no lo vemos.
Yo me acuerdo de tardes soleadas leyendo a Enid Blyton y Hitchcock.

acoolgirl dijo...

El paso de los años cambia mucho las cosas… pero bueno, siempre seremos niñas en nuestro interior… ¿por qué no la dejas que salga de vez en cuando??

:)

Un besoteee

Nesta dijo...

Yo también empecé los libros más "serios" con Moby Dick y La Isla del Tesoro, después de acabar los libros de Barco de Vapor y los tebeos de Mortadelo y Filemón.

Miguel dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo.

Por desgracia al ir creciendo se va perdiendo toda la inocencia que arrastrabas desde niño, y te vas haciendo otra persona completamente distinta.

Al ir viendo de qué va todo esto de la vida, vas actuando a la defensiva y te vas cerrando a los demás.

Nos vemos por Madrid

Jimmy dijo...

Muy bueno esto! Excelente!!!

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Con lo bien y feliz que uno vive de niño....

besos

Perem dijo...

Pasaba a saludarte. He visto tu coment sobre el Priest Feast en mi blog, y ahora he pasado a dar una vuelta por tu blog.

Un saludo.

Lady_Boheme dijo...

Yo sigo con mi mundo de sueños... de vez en cuando me evado de la realidad, y vuelvo a ese País de las Maravillas en el que, cuando era niña, pasaba la mayor parte del tiempo. Pero sí, la vida es dura, cruel, afilada... y hay que aprender a esquivar los golpes. Pero también tiene cosas muy hermosas... Siempre he sido y siempre seré una soñadora, así que mi visión del mundo está siempre distorsionada por mis ojos, que son incapaces, muchas veces, de captar la realidad tal como lo haría una persona... hmm... realista?? Creo que se puede conservar cierta ilusión de cuando éramos pequeños, aunque la canalicemos de otra manera. Los sueños siempre están ahí, lo único que cambia es su textura.

espi show dijo...

me encanta tu blog y este último texto me gusta muchísimo

Tenía (y tengo), una tendencia desmesurada a la fantasía, propia de críos pensativos y soñadores.

se nota mucho!!tienes una gran imaginación y por lo que veo muy bién utilzada, pasaré más a menudo por aquí!

Ydnar dijo...

jajaja, chiquilla eres genial, me sorprende la gran capacidad que tienes de canalizar tu aburrimiento, weno sorprenderme de qué, si va a hacer ya un año que te leo y siempre has sido igual, no has perdido ni un ápice de tu buena escritura XD,qué envidia me das ,bueno ya esta bien de lamerte el culo,joder que encima has visto a judas y megadeth perra. La infancia la disfruté muchisimo, por cierto teníamos los mismo gustos literarios tu y yo, un verano lo recuerdo más por haber disfrutado más de leer moby dick que de bañarme en la playa. Fue bonito, pero en la infancia se cultivan detalles de la personalidad, que luego te salen a esta edad , siento que la infancia es una mierda, porque que lo disfrutes no depende de uno mismo, sino de lo que te rodea, y no puedes elegirlo, y por culpa de eso serás lo que eres hoy, qué cosa más triste...

espi show dijo...

Pásate por mi blog (POR FAVOR!)tienes una grata sorpresa!=)
Enhorabuena!;)

fernando dijo...

un beso y feliz domingo


ah, lo que decías en mi blog, tu no necesitas comprar ropa y ropa, pues eres bella de por sí. Besos.

silvo dijo...

Me encanta como describe el paso del tiempo y la huella que deja, jajaj y muy bueno lo de bleger por ego, jaja es cierto, besos

Anónimo dijo...

la culpa es del gta IV!!!

hehehe, aparte de esa broma , muy buen post me he ido emocionando con cada linea que pasaba por delante de mis ojos :_D.

Jo pienso igual que tu , y aunque ya halla crecido aun intentaria resolver el mundo en un solo dia..pensamientos ilusos de niño de 13 años que lo mas importante para el era tener toda la saga de Gi-joes, que llegara el viernes para poder ver las peliculas de alucine y que nunca llegaran los examenes del colegio..y el verano? que fecha pasar 2 mesezacos en la playa con todos los amigos bañandote, jugando al escondite por la noche y contando historias de terror, guauhh era lo maximo, pero esos años ya han pasado, ahora el tiempo pasa cada vez mas rapido, y cuando llega el verano vas a ver a tus amigos y te das cuenta de que cada vez van menos, y menos hasta que un año te ves solo y al año siguiente decides ,que tu no vas a ir...dios se me parte el corazon solo de pensarlo..un consejo ,no veias la serie de mofly, eso me hizo retroceder a los 8 años..casi me pongo a llorar de recordar esos tiempos..pero buenoo..al igual que antes eramos mas inconscientes para no ver las coas "malas" que estaban a nuestro alrededor , ahora si lo somos ..lo que mas valoro de estta "madurez" es el poder reconocer a mi familia todo lo que han echo por mi...bueno que me enrolloooo


Firmado:

....:::::SNACKS:::::.....