Etiquetas

MORBO Y SEXO DE VIERNES

Era un viernes noche cualquiera.

Por ello, lo mejor que podíamos hacer mi amiga Marga y yo era salir bajo el paisaje nocturno a tomar unas copas. Bares, gente, música, alcohol, miradas, encontronazos, risas, humo…



La verdad que sí, fue un viernes noche cualquiera, por lo menos hasta ese instante.
Aproximadamente a la una de la mañana aquello no daba para más y decidimos retirarnos.

Llegué a casa media hora más tarde, y me di cuenta que me sentía levemente frustrada. No entendí por qué, pero no tardé en descubrirlo.

Poco faltaba para el comienzo del verano y el calor en las noches era considerable. Opté por dormir sólo con unas pequeñas braguitas de encaje que me había comprado días antes. Nada más.

La sensación que produce dormir prácticamente desnuda mientras tus pechos y todo tu cuerpo en general se roza con las sábanas es tremendamente placentera, y más cuando te hayas excitada y predispuesta a masturbarte, como me encontraba yo en aquellos instantes.

Poco fue el rato que transcurrió mientras acariciaba mi clítoris suavemente hasta que mi otra mano pasó del pecho a la boca. Me mordí fuertemente los dedos a la vez que sentía el estallido de placer en mi interior.

Y él estaba allí. En mi mente. En mi subconsciente. Apareciendo en el momento preciso, en el instante más álgido, en aquella conexión de lo consciente e inconsciente.

Recordé nuestros encuentros, la lujuria, la pasión desatada. Recordé su olor, sus besos…

Llevaba sin ver a Hugo aproximadamente 6 meses. Y comprendí pues mi frustración que a pesar de todo me había llevado a ese momento: necesitaba encontrarle, estaba deseosa de tener otro encuentro con él. No podía resistirme. Había estado por aquél bar donde él solía tomar algo, y lo había buscado sin saberlo.

No nos habíamos encontrado.

¿Era una locura llamarle? Quizá sí, pero lo hice. Creo que fue lo correcto.
Me encontraba muy nerviosa y a la vez excitadísima. Rápidamente, me despojé de mis bragas y me di una ducha rápida. Sentía como el agua y la espuma recorría cada recoveco de la piel que en unos momentos sería suya.

Me puse un vestido granate y lo acompañé de las medias de rejillas y las sandalias con aquél fino tacón que tanto le gustaban. Pensé que sería un bonito detalle.
Bajé al garaje. Iba a ir en mi coche. Había decidido que ese iba a ser el lugar de nuestro próximo encuentro: cualquiera y ninguno.

Llegué donde habíamos quedado, bajé y me apoyé en la puerta, el calor apretaba ahora en el interior de mi cuerpo.

Lo que aconteció después superó todas mis expectativas. Hugo y yo nos entendíamos a la perfección y no hacía falta más para darnos el uno al otro lo que deseábamos.
Nuestro saludo no consistió en palabras.

No eran necesarias.

En su lugar, nos fundimos en un apasionado y húmedo beso. Él me agarró primero por la cintura para deslizar sus manos por debajo de mi trasero.

Lo apretó contra el coche.

Estaba a punto de estallar. Cuando noté que sus manos levantaban mi falda demasiado me separé de él y le dije algo así como: vámonos lejos.

El viaje fue corto. Nos fuimos hacia un polígono cercano, lejos de miradas de curiosos y vecinos (aunque tampoco era algo que nos importara demasiado…).

Durante el viaje, Hugo me observaba detenidamente. Tuve a certeza de que a él también le apetecía verme tanto como a mí.

Su mano jugaba entre mis piernas, supongo que siendo consciente del calor y humedad que desprendían mis partes.

Paramos.

Hugo bajó primero y se encendió un cigarrillo. Me dijo que saliera del coche. Ahora él mandaba, y yo sabía de qué iba el juego, asique me presté encantada.

Quería que me tumbara sobre el capó, que me subiera el vestido, y que sin quitarme las medias, me tocara. Así lo hice. Me masturbaba mientras él estaba frente a mí observándome.

Después ordenó que me arrodillara. Mientras lo hacía, decidí bajarme el vestido hasta debajo del pecho. No tenía sujetador y mis pechos quedaron a su vista. Él sacó su pene, que pedía auxilio, del pantalón. No sé por qué pero su pene me encantaba. Supongo que será una absurda idea femenina de personalizar todo, pero así era. Para mí era su señor pene, un pene especial. Y como tal, así lo trato.

Lo introduje en mi boca y lo recorrí ampliamente con mi lengua mientras Hugo me agarraba del pelo y tiraba de él. Era esa sensación de dolor-placer tan maravillosa.

El sentirme su esclava sexual era algo muy morboso para mí.


Queríamos más. Fuimos a la parte de atrás del coche. Lo primero que hice fue sentarme con las piernas fuera del vehículo. Le dije que me quitara las medias con la boca. Su boca se paseó por mi cintura, al igual que su lengua, mientras las medias descendían poco a poco.

A la altura de las rodillas, Hugo rompió las medias en un acto salvaje. Me despejó de ellas, y de las bragas.

Él se quitó los pantalones y su prenda interior, y yo el vestido. Me puse a cuatro patas, esperando su pene, que introdujo suavemente en mí. Éste se deslizó perfectamente, puesto que yo estaba muy caliente.

A los pocos segundos Hugo estaba penetrándome salvajemente mientras yo me agarraba como podía al asiento. Sus manos se posaban salvajemente de un pecho a otro y por momentos en mi clítoris. También recogían mi pelo para, formando una coleta, tirar fuertemente de él.

La verdad que no podía parar de gritar. Creo que realmente me corrí un par de veces. Y puedo decir que si el cielo existe, no debe ser muy distinto a ese momento.
Supongo que estas imágenes volverán a mí cada vez que me masturbe.

Así, se hicieron las 7 de la mañana y tras descansar un rato y contarnos qué tal nos iba en nuestras respectivas vidas, como si nada de lo anterior hubiera pasado, volvimos a casa.

No sé cuándo volveremos a vernos. Quizá deba ser dentro de mucho tiempo, para poder seguir viviendo un momento así.

Después, ni un triste café. Y es que, por lo menos a mí, no me hace falta.

18 Retales:

Kheldar dijo...

Esta visita te llega desde P&R, para decirte que esta genial sobrevivir con 15 o 20 euros... Pero decirte que te gano, sobrevivo con 0! xDDDD

Uno que se atrevio a visitarte... Ya me ire pasando regularmente si gustas. ;)

Bueno, un beso!

Kheldar

Maybellene dijo...

Ay madre, la que se ha liado por 15 € de ná xD

Claro Kheldar, pásate cuando quieras, éste es un rinconcito muy acogedor... xD Eso sí, te contesto por aquí porque si pulso e tu nick me sale la página del TONTI y, amigo, por ahí no paso, jaja.

Asíque si lees esto: gracias por pasarte y por escribir!!! y pon tus secretillos para sobrevivir dessafiando al coonsumismo de esa manera, y por favor, que no sea poniendo el culo y/o donando órganos ilegalmente amén de otras actividades fuera de la ley.

Gracias XD Saludos!

Kheldar dijo...

Una lastima que no pases por alli... Podria darte mi blog, mi fotolog, mi myspace o algo asi... Pero lo unico que uso usualmente es eso que puse... xDD

Y bueno, sobrevivo asi porque si me hace falta algo lo compro y ya esta, pero mientras no gasto nada, absolutamente nada. De hecho salgo a la calle sin dinero, me desplazo a pie (asi aprovecho y tonifico el cuerpo, caminar es un ejercicio muy curioso y nadie lo ve como tal) y no tomo nada fuera de casa... Cuando lo tomo es porque me hayan invitado. xD

Es picaresca simplemente... O a saber el que. Creo que tengo una suerte que ya la quisieran muchos.

PD: Ya no pongo ese enlace, pero dejare algo mas interesante. simkin-melich, de hotmail.com

Nos vemos ahorradora! ;)

silvo dijo...

Muy bien aprovechada la noche, pero la descripción de la misma me ha gustado mucho,buena noche jaja, un beso

Jimmy dijo...

Qué decirte, que acá son las 19 hs, que hace un frío de locos, y que después de leer tu relato como que me saco el sweter o me deshidrato...
Besos

MidnightSong dijo...

(Mid, controlate ... eres un caballero, no digas groserías que nos conocemos)

Venga, voy a intentarlo ...

Emmmm ... estoooo ... sin palabras me has dejado.

Me ha gustado muchísimo.

Me encanta cómo describes las distintas situaciones, con mucha sensualidad.

Hace poco me dediqué a leerme tu blog de principio a fin y ciertamente me gusta muchísimo como escribes, tía. Tienes distintos "tonos" para cada cosa que escribes. Tienes tus momentos criticones (que me encantan. ¿tienes club de fans? ¿te puedo montar uno?), tus momentos graciosos y cachondos, tu lado más sensual (que me fascina, te lo prometo) ...

Eres realmente interesante.

Solo hay un "pero" ... ¿por qué coño tengo que leer yo estas cosas a las 11 de la mañana desde el curro? He estado ... "inquieto" todo el rato en la silla. Una "inquietud" de esas que te dejan preocupado ... jajajajaja

Oye, en serio, que me ha encantado. Eres buena. ;-)

Besotes!!

Gabiprog dijo...

Las perspectivas y las humedades del viernes se alargaron hasta el amanecer del sábado, de lo cual y visto el resultado, me alegro muchísimo.

:)

Buen fin de semana!

TROY MCCLURE dijo...

Joder con lo de los 15 euros, sí que está dando de sí XD. Coincido con Kheldar en que caminar es un ejercicio maravilloso, pero creo que es preferible, igual de barato y mucho más gratificante lo que hacen Hugo y la protagonista del relato.

Un saludo Maybellene, no cambies nunca!!!!!

Doctor Mapache dijo...

Sta. Maybellene, con la calor que hace y lo ligeritas de ropa que vais algunas estos post DEBERÍAN estar prohibidos, o al menos con un letrero que diga, LAS AUTORIDADES SANITARIAS ADVIERTEN QUE LA LECTURA DE ESTE POST LE CAUSARÁ DESAZÓN GENITAL, CEGUERA E IMPULSOS ONANISTAS.

Y por si fuera poco me uno a la idea del club de fans.

Orbita_Cementerio dijo...

Me encanta que hayas vuelto a escribir relatos eróticos, ya los echaba de menos porque los escriben muy bien!! :)

Además, la música que has puesto en el blog es muy sujerente para leerlo. Yo me he estado imaginando las escenas...y me han dado ganas de hacer eso mismo esta noche jajajajaj.

Quien dice que las mujeres no pueden tener sexo sin compromiso y luego sentirse unas reinas??? Algún palurdo que piense que si nos acostamos con ellos nos vamos a enamorar...jajajaja, esa frase la pusiste en un post tuyo, en el de Alta Fidelidad, y es que es totalmente cierta. Totalmente de acuerdo contigo, como en muchas cosas más ^^

Viva el power feminist!!!

Besotes!!

Anónimo dijo...

Te dije que no lo contaras, mujer. Ni siquiera aunque aún esté por ocurrir.

Todavía espero ese SMS.


Hugo.

Un perdedor dijo...

Una noche soñada por cualquiera, hacerlo a cuatro patas no tiene precio.

PD: Deberías escribir más historias de estas.

hatoros dijo...

TU DESEO ES SIEMPRE LO QUE DESEA ALGO QUE POR DESEAR, NO LLEGA
DEJA DE DESEAR Y LLEGARÁ PUES EN LA VIDA, TODO LLEGA
NO SÉ A LO MEJOR TE MOLESTA PERO TENÍA QUE DECIRLO Y DISCULPA

Metallica dijo...

Muy bueno!!! Hacía tiempo que no escribías relatos eróticos, sí... ya se echaban de menos.
Un saludo!
P.D: Un tío con suerte, el tal Hugo... xD

A.Javier López Ibañez dijo...

Digno del premio "La Sonrisa Vertical".

Anónimo dijo...

Es ridículo, pudiendo decir polla, nabo, cipote, mango o rabo, por poner cinco ejemplos al azar, tener que escribir PENE. Por lo demás, todo muy previsible y facilón.
Besos

Mariano

fernando dijo...

MMMM UNa gran noche, vamos , inolvidable y tal como lo relatas dan ganas de estar allí. besos y feliz finde

acoolgirl dijo...

Uysss nena... quiero que me pase eso esta noche con uno que yo me sé!! Jaajajaa!!

Nada más que añadir.

Besitosss