Etiquetas

Desde fuera del rebaño, y con miedo a los automátas



Perdón por la tardanza en escribir y por la ausencia continuada en vuestros blogs, por el mundo virtual y por el mundo físico (si perteneces a él y lees esto, no he muerto [aunque no hayas hecho mucho por saberlo:)]). I love you all XD

Ahora resulta que, como me gusta ir a contracorriente, tengo dos trabajos, en distritos diferentes y con miles de demandas distintas. Vamos, todo un estrés.

Y tengo miedo, la verdad. Estoy acojonada cuando vislumbro que así puede ser mi vida y mi futuro. ¿De qué tengo miedo? Pues fácil. Tengo miedo de acomodarme a una rutina impuesta por lo que yo me he automarcado. De ser una triste "hormiguita" más entre los cientos de personas que corren, literalmente y sin necesidad, cada día para coger el metro, empujar y sentarse los primeros. De ser como aquella treinteañera que va cada día con el "tupper" lleno de mierda que le marca comer la dieta del Naturhouse y que por las noches antes de acostarse debe echarse la hidratante y la anticelulitis. De levantarte cada día cansada y sin ganas, desayunar lo mismo a la misma hora, coger el mismo autobús, donde se suben esa panda de chavales malcriados que tiran cosas al suelo o aquella señora que viene del mercadillo cargada de naranjas desde hace 20 años.

Y no, por suerte o por desgracia, no he tenido elección. Necesito el dinero para vivir, como lo he necesitado toda mi vida. Creo que cualquier oportunidad es buena y se debe aprovechar. Pero a veces me pregunto que a qué precio. Reconozco haber pasado buena parte de mi vida viviendo para trabajar, en vez de trabajando para vivir, y viendo el dinero casi como un fin más que como un medio.

Primero quería pagarme la carrera, luego el coche... y así se fueron pasando los años, pensando que llegaría el momento de disfrutar un poco de la vida, y no, ahora los días son grises, lluviosos, y no sólo en el exterior.

Y mientras tu trabajas y llegas a casa a veces medio llorando, ves como otras personas se pasan la vida planeando conciertos, viajes y proyectos varios aún estando en el paro, puesto que tienen unos estupendos padres que les costean todos sus caprichos. Y la envidia sana a veces pasa al odio más profundo.

Sí, quizá culpa mía en parte, pero el tomar decisiones según tus prioridades tiene unas consecuencias, y creo que yo las estoy empezando a pagar, puesto que mi mente me está mandando ciertas señales de un "basta" sutil.

Pero bueno, analizada la cuestión, y sabiendo que en estos momentos por cuestiones que no vienen al caso, estoy atada de pies y manos y no tengo más remedio que currar y currar, me he propuesto sin conseguirlo hacer del día a día horas con pequeños detalles que me permitan alejarme de esa muchedumbre gris que se cruza conmigo cada mañana.

Tengo la música, tengo los libros. Varios días a la semana voy a comer a un lugar diferente. Pero claro, la gente te mira raro porque no entiende que hace un portento de mujer como yo sola en la barra de un bar, jeje. No me gusta comer con las compañeras, hablan de novios, maridos, hijos, y yo no sé qué decir. Pero si te ausentas o prefieres hacer las cosas solas, eres rara y antipática.

Total, que el miedo se resume a ser víctima de ese "determinismo social", que te hace dejarte llevar por la corriente de la rutina que supuestamente te permite sobrevivir. Y pasa el tiempo, y es probable que dejes de disfrutar tanto de las cosas que te hacían vibrar, como la música al máximo volumen, salir hasta las 7 de la mañana o escribir un blog :)


Lo peor de todo esto es observar como cuando ya no puedes ser la compañera ideal de fiestas y de juergas, la amante de las noches de verano (jajaja), y aguantar hasta las mil porque tienes otras prioridades y proyectos, y no sirve que puedas dedicar un rato de la tarde a los amigos, o un día concreto, etc etc pasas a ser menos que un cero a la izquierda. Pero bueno, como yo lo de mover el culo por la gente que no se lo merece no es que sea un afición, precisamente, pues nada, a verlas pasar. Yo estaré la mayor parte de mi tiempo sola, físicamente, pero al menos soy consciente de mi soledad, la admito y la tolero.

Os digo una cosa...

Quizás porque siempre he sido una individualista, quizás, porque extrañada y compasiva miro los individuos convertidos en masa, que pasan a mi lado. Quizás porque nunca podré formar parte de ellos, hoy critico la falta de individualismo.
Rebaños de personajes, que hacen desaparecer a la persona en cuestión, en contacto con la muchedumbre, que parece defender al individuo al diluir su responsabilidad personal entre mil cabezas, o al convertir su pecado, su error en un pecado y en un error anónimo.

Por esta razón se busca al grupo de compañeros que piensen como autómatas, que igualen nuestros pensamientos, que calmen así nuestras cobardías. Anestesiamos nuestra conciencia mediante la decisión ajena, que se torna conjunta (la opinión si es mayoría es imperiosa).

Pero después, en la soledad de la noche, acompañados tan solo por si mismos, sentirán la íntima punzada de la soledad, del vacío, comprenderán que delegando su personalidad a la masa, tan sólo conllevará hacerlo, una miserable compensación de la ausencia de ese amor hacía si mismos con el que tantas veces sueñan y no logran alcanzar..

Lo siento por vosotros, rebañito, ciao.

34 Retales:

mariete dijo...

Hola Rosa, entiendo muy bien todo lo que cuentas en este post porque es precisamente lo que me ha pasado y me sigue en parte pasando. Durante un tiempo vivi para trabajar, ahora no trabajo y, para que negarlo, tampoco "vivo" (en el sentido de que no puedo hacer aquello que me gusta). Y sí, durante mucho tiempo también me he sentido incomprendido hasta que he llegado a la conclusión de que los "rebañitos" son más de lobos despellejadores que de simples ovejas.

Por cierto, yo también me lo pasé genial el sábado y saqué una conclusión de nuestra cita: "La vida es un eterno comienzo" ;)

Un besazo.

silvo dijo...

Cést la vie amiga Maybellene, tú sabes lo que quieres y piodrás conseguirlo, entrada preciosa, me gusrta la entrada no lo que te pasa eh?, un beso

Anónimo dijo...

Maybellene comparto lo que has escrito. Si hay un lugar donde yo he estado permanentemente, es fuera del rebaño y eso siempre me ha supuesto que los demas me vean como "rarita", aunque nunca se me haya marginado o aislado por ello. Es cierto que aquellos que me conocen bien saben que de rara no tengo nada, simplemente soy yo y que prefiero hacer primar mi forma de ser, de sentir, de ver la vida a tener que hacer cosas que no me gustan para que se me vea como una mas. Mira yo soy como soy y a menudo escucharé comentarios del tipo de "pero como no haces esto o aquello si es lo que hacen todos..." Pues porque eso serán lo que hagan todos, pero como a mi no me gusta, pues prefiero no hacerlo y punto...
Que cada uno sea uno mismo y deje ser a los demas, siempre y cuando todos nos respetemos. En la vida hay sitio para todo el mundo sin que nadie seamos mas o menos que el resto!!!

Ciaoooo

Ismael Díaz dijo...

Casi siempre me quedo con algo de tus post y esta vez me quedo con esta:

"Yo estaré la mayor parte de mi tiempo sola, físicamente, pero al menos soy consciente de mi soledad, la admito y la tolero."

Mejor conscientemente solo que renegadamente acompañado, esto es algo que aprendí recientemente. Me alegro de que hayas vuelto al blog. Ciao!

Lila Biscia es Lilus bla bla dijo...

te aplaudo por sentarte sola en la barra de un bar. de verdad.
si viajo y te veo, me siento.
beso

Delgaducho dijo...

Parate a pensar, observa y te daras cuenta de que suenan otros gritos como el tuyo entre la masa amorfa, de que quizá quien se sienta a tu lado tampoco se siente parte del rebaño que para el conforman todos los demás incluido tú, no estas sola te lo aseguro.

Robert Parr dijo...

May, olvidas que el rebaño lo forman centenares de personas que han pasado por lo que pasas tú ahora. Han dejado atrás la fase de rebeldía en la que te encuentras y están en la fase de resignación.
Las compañías forzadas con conversaciones anodinas son a esas personas lo que para ti tus libros o tu música: un oasis en una vida gris.
Esos ni-nis que escupen en el autobús llegarán pronto a donde tu estás y pasarán por lo que tú estas pasando.
Quizas alguno de ellos escriba dentro de un tiempo algo como lo que tú has escrito y te mirará con lástima mientras corres a coger asiento.
Pero hay un remedio, que no cura, para esa sensación que te reconcome...

Gabiprog dijo...

He conocido el sabor de alguno de tus párrafos. Un sabor que recuerdo agrio sin duda, y me he puesto a pensar en mi evolución personal y los atisbos de individualidad, supuesta desconformidad o la propia automarginación que me he ido marcando yo mismo. La cuestión, y aquí entra mi opinión, ya no esta si eres un individuo eremita y ... supuestamente librepensador (ja ja ja... hola influencias ¿cómo estáis?) o bien te conviertes en parte gris de un rebaño. La cuestión es más simple que todo ello, y parte de agarrar el bienestar adecuado, de conseguir algo llamado equilibrio y que muchas veces en la vida es casi sinónimo de utopía. Yo, con mi sobrepeso, con mis dos hijos y con mi hipoteca sigo sin sentirme miembro de un rebaño, si bien, he sabido asumir las corrientes de barro que te manchan en los engranajes que nos rodean. Reconozco que sigo convirtiéndome en un gruñón cuando ese rebaño y sus actividades me aturden, me empujan... me hacen doblar la rodilla. Pero también percibo que lucho por no perder los detalles, eso detalles pequeños, íntimos y sobre todo individuales, que nos convierten en únicos, pero no en solitarios. La adaptación no supone rendición, y por supuesto, no quiero convencerte de ello, porque al final, yo también debo estar atento continuamente a esa telaraña gris que lo envuelve todo.
Un buen escrito que desborda sinceridad y, que te invito guardes celosamente, sí , y dentro de diez años los releemos juntos con unas cervecitas. Y no porque presuponga una evolución (que todos la necesitamos), sino que nuestras perspectivas pueden moldearse, no para renunciar sino para continuar nuestra propia satisfacción. Que no es poco....

Uf... siento la extensión!

Un beso mozuela!

S. Jerusalem dijo...

Bueno, dos trabajos es equivalente a una condena in eternum para ser jodida sitematicamente. Siento mucho tu desincronizacion con el mundo actual y tambien comparto tus "que cojones..." cuando los que estan en paro se preparan unas fiestas de la hostia sin tener ni un duro porque todo el mundo les limpiara los desastres que hagan.
Sobrevive para ser independiente e individual, asi al menos puedes decir que molas mas. Avisa cuando estes algo libre y nos tomamos una cerveza con whiskey

Pablo dijo...

la solución está delate tuya, CAMBIO.
Un saludo!
Pablo.

acoolgirl dijo...

Me ha pasado como a ti, trabajando todos los días, viendo pasarlos uno a uno con el mismo horario, con las mismas cosas... y me ha dado miedo. Ahora estoy en el paro y anhelo un poco esos días... quiero sentirme útil. Por suerte o por desgracia (no me gusta ser una mantenida) el Estado y mi padre me permiten seguir comiendo y teniendo algún que otro capricho... pero preferiría ganármelos yo misma.

Nunca he sabido muy bien si pertenezco a uno de esos rebaños o no... creo que voy por momentos.

Un besitooo

ulises dijo...

¡Qué bueno que trabajas!¡Qué putada que trabajas!
No se como darte ánimos. Piensa lo que vas a hacer en tus días de libranza o planifica un gran viaje mochilero a la India.
Entiendo lo que dices y me gusta Hopper.

A.Javier López Ibañez dijo...

Maybellene llegas tarde a la noticia pero puedes darme de baja en tus links a otros blogs porque ya no existe mi blog.¿Que porqué? igual es por lo del rebaño....

Maybellene dijo...

Bueno Javier, vecino, pues que te vaya bien en la vida del ex blogguer... jeje

Gracias por los comentarios, me han gustado especialmente, ya que me hayo en un "querer y no poder" y con una sombra larga de todo ese cambio vital que supone en la mayoría de los casos dejar de lado tu rebeldía para amoldarte y estandarizarte. No sé lo qué quiero, la verdad. Ays.

Sergio, otro mini mortal de cerveza y whiski y moriré... apiadate de mi alma. Ay por cierto... luego te digo una cosa, jaja.

Ciao!!

Maybellene dijo...

Ah bueno, hoy he vuelto a comer sola en el bar, y he ligado con el camarero más joven que hay, de pierscing y tatuajes incluidos xD que me babosea descaradamente y me trata como una reina. Si es que esto de ser mujer independiente tiene sus ventajas, hombre, a ver si enseñando algo de chicha el próximo día me invita jaja... XD

Ydnar dijo...

Jajaja, leyendo tu 'escrito' , no tengo más remedio que ofrecerte esta canción para que te alegres un poco :

http://www.youtube.com/watch?v=gcwBIeMQcXQ

:P, lee la letras... sí!! son nuestras vidas!!!!, jajaja, yo voy a hacer dos años en mi empresa dentro de poco, y hago exactamente la misma rutina de siempre, para colmo con mis compañeros hablo menos, uno es subnormal, y las tías que hay ya se están empezando a echarse mierda unas a otras... y por supuesto no quiero ser participe ni estar en medio ( lo malo es que estan muy buenas...). Llega el fin de semana y lo único que me apetece es dormir sin que me suene el despertador.

Me arrastro en esta vida, pensando que los 25 años me durarán toda la vida y no es así. Aquí me hayo, chupando de este golpe de suerte que tuve, desafiando a mi destino, diciéndole:

-mañana te reirás de mí, mientras tanto, lo haré yo de ti.

Ten paciencia, aún estás a tiempo de romper con la rutina...


P.D: efectivamente, no te equivocas en eso de portento :P jaja!

Maybellene dijo...

Uy, qué cosas me dices, Randy.

Jesus Bonilla dijo...

Muy cierto lo que dices... pero tienes 2 opciones, lo aceptas o cambias. Nada mas trata de no caer en lo que un amigo llama "la paradoja del tonto" que es querer tener resultados diferentes haciendo siempre lo mismo.

Robert Parr dijo...

May, el antidoto para acabar con el rebaño es la curiosidad. La masa está formada por cientos de seres individuales, con sus sentimientos, sus inquietudes y su historia. Sería extraño que entre tanta gente no huviera nadie que no merezca la pena ser conocido, y te lo dice uno que lleva comiendo en la barra de un bar desde hace muchos años. Piensa que podrías cruzarte con cualquiera de tu legión de fieles cada mañana y no serías capaz de distinguirlo de entre la masa que te rodea.

zaga dijo...

Animo Maybellene!La vida te da sorpresas,sabes analizar tus sentimientos y expresarlos,las cosas cambiaran porque tu quieres que cambien.

Salud y humor

VERÓNICA MARSÁ dijo...

Probablemente, ese borreguismo se llama responsabilidades y adultez, un asco, pero llega con la edad y es ineludible, a no ser que seas de cuna dorada!!! Otros borregos son de los que estpy harta, los que sueltan tópicos y no se mojan nunca con honestidad, llamando a lo blanco, blanco y a lo negro, negro, sino que le ponen todos los tonos de gris que pueden para no afirmar o negar decisivamente.
Besos y sí, mucho borrego.

Cesc dijo...

Los otros son los bichos raros, en el rebaño que huele a podrido y cuando no silva el pastor no saben volver a casa.

Apiadate de ellos y ya mucho has hecho por ello dedicandoles este preciso post.

Hombre Hojalata dijo...

Muy bonita la entrada.

Firmado: Una oveja del rebaño :)

Nesta dijo...

Te comprendo perfectamente. Yo ahora estoy en un ERE con reducción de jornada, trabajo solo por las mañanas, 5 horas, cuatro días a la semana, y no quiero pensar en el momento que tenga que empezar a trabajar de nuevo full time. Ahora me estoy leyendo casi un libro por semana, veo Perdidos, he empezado a ver Los Soprano, esta semana he visto Malditos Bastardos (peliculón, por ciertno), la semana pasada vi 2 peliculas, esta tarde he ido a casa de un amigo a ver el Sevilla-CSK... un lujo. Que pena que esto se vaya a acabar pronto (quien me diría que iba a decir esto antes de que empezara todo esto).

Saludos!

Petardy dijo...

Pues dos cosas tengo claras: la envidia nunca será sana y sí, el precio a pagar siempre es alto.

No pierdas tu individualismo, somos pocos, pero P-O-D-E-M-O-S!!!

Besotes desde Petardylandia :D

Odio dijo...

May siento decirte que tu estas dentro de ese rebaño del que hablas.

Solo que un poco mas perdida o mas soñadora , nose.. pero algun día desperataras y no recordaras nada.

Maybellene dijo...

"Odio",

El que nazcamos en un contexto sociocultural determinado y en una familia concreta, con sus patrones de conducta y roles que se van transmitiendo, así como a pesar del aprendizaje vicario y social del que todos somos víctimas, beneficiados y berdugos, sí puedo decirte que en muchos aspectos, para bien o para mal, sí me considero fuera de la mayor parte de la masa ya que me esfuerzo día a día en pensar de manera individualizada y en llevar a cabo lo que yo considero lo más correcto por encima de lo que vea a hacer en las demás personas de mi edad, condición, genero, situación, etc.

Con estar "fuera de" no me refiero a escuchar X música, vestir distinto o ser de izquierdas, como otras muchas personas en esa situación pueden pensar, sino simplemente a tener personalidad y pensamiento propio por encima de lo que se te ha marcado siempre. Y ya digo, que esto no es siempre bueno.

Y no, no soy nada soñadora. Al contrario, soy fría, calculadora, materialista y muy racional. Una joya XDDD

Gracias por comentar, saludos!

Orbita_Cementerio dijo...

Yo particularmente pienso que todos pensamos de manera individualizada, solo que al ver una masa de gente todos tendemos a pensar que nosotros somos los diferentes.

Los seres humanos somos todos iguales, y me parece que no está bien subestimar el pensamiento de los demás. Si es cierto que hay gente que dirije sus pensamientos a encajar en el modelo de sociedad que nos han impuesto, y se gasta demasiado tiempo en eso que muchos quieren conseguir para que la masa los acoja en su seno.

Tenemos que invertir el mínimo de tiempo en hacer las cosas que "la sociedad" espera de nosotros, y el máximo en conservar nuestro individualismo. A mi particularmente me la pela lo que la sociedad espere de mi, porque no soy tan importante en este mundo (ni nadie lo es) como para tener que adaptarme a cierto tipo de cosas.

Y trabaja menos!!jajajaj, ya vendrán tiempos mejores, muak!

Robert Parr dijo...

Para todos, os recomiendo la paradoja de Ygramul, un personaje de La histria interminable.
Se trata de un monstruo sin forma definida compuesto por millones de seres individuales unidos por una conciencia de grupo.
Tan solo sucumbir a su veneno puede librarte de él.
Todos formamos parte de Ygramul por muy singulares que nos creamos.

JBM dijo...

Sinceramente, no estoy de acuerdo con tu opinión, nos marcamos una rutina y quizas somos un rebaño, pero considerando que no tenemos más remedio que hacerlo...estoy de acuerdo con lo que dice Orbita, acaso te crees que la gente no ¿odia su rutina y sus preocupaciones? ¿no tiene miedos?, ¿que a la gente no le gustaria huir e irse de viaje como tu? no me parecce bien que a los demás los taches de rebaño cuando muchos de ellos piensan exactamente igual que tu si no fijate en los comentarios de tus post,aunque no todos los expresen.

Generalizar es malo. que sepas que yo estoy considerado como un bicho raro un tio muy antisocial, tampoco me junto con grupos en el trabajo para hablar de cotilleos o de la rutina diaria porque no me interesa y no por eso me creo más especial que los demás.

Un saludo,

PD: me encanta leer tu blog tienes post muy buenos de verdad.

Maybellene dijo...

Pero a ver JBM, hagamos un ejercicio de comprensión lectora más allá de. No seamos como tanta otra gente que se queda en la superficie de las cosas.

- ¿Me considero mejor o peor que quién? ¿dónde expreso eso? Yo diría que casi que expreso lo contrario. Pero bueno, tampoco es algo en lo que haya ahondado por aquí.

- Las rutinas, el trabajo... Sí claro, la gente estaría encantada de pegarse la vida padre haciendo Surf en California, pero yo no quiero decir eso con lo de la "masa gris". Yo me considero una persona rutinaria, una curranta nata que no ha hecho casi en su vida salvo eso. Apenas he viajado y apenas he vivido. No quiero decir eso. Quiero decir, por un lado, saber sacar de la rutina algo de jugo y evitar cuadricularse tanto para no abandonar sueños y aficiones (algo que yo llevo tiempo haciendo), y por otro lado no sentirse parte de lo que la mayoría de la gente espera de ti, de tu género, de tu edad y de tu condición. Y es aquí donde sí me siento diferente, no mejor o peor. Lo sufro y lo disfruto a cachos. Y tengo miedo de perder y ver difuminarse esa personalidad, que por circunstancias personales, me ha hecho ser alguien con una madurez creciente y con excesiva reflexión y sensibilidad hacia las relaciones humanas. Percibo y sé cosas que no me gustaría percibir, y que dificultan en cierta parte el día a día: sé con antelación lo que la gente espera de mí, cuando me utilizan, me mienten, etc. Y eso por ejemplo no es una parte buena. Yo considero que nunca me quedo en la superficie de las cosas, ni de la música ni de las relaciones e interacciones diarias. Busco, indago, reflexiono, descubro, dialogo, me comunico, pienso. Cosas que no encuentro alrededor. Y eso no quiere decir que haya grandes personas detrás de toda la gente con la que me cruzo a diario, por supuesto...

Maybellene dijo...

Robert,

Recuerdo el personaje. Me encantaba la historia. Ays!. Claro, sí, si la vida es eso, yo me considero una hormiguita más, como he hecho toda mi vida, que no he hecho más que trabajar, estudiar, y poco más. Y me arrepiento, oye.

Pero luego pasan los años, conoces más gente, y ves que hay algo que a ti te diferencia de la mayoría. Es la pasión por ciertas cosas, es el miedo a no pensar diferente en ciertos aspectos, es el ilusionarte con los pequeños detalles, fijarte, ir más allá de lo que te dan, es el no desear lo que los demás esperan de ti, el no cuadricularse y pasar a hacer cosas que no deseas porque es La Norma Social impuesta... Estas cosas no se traducen en nada físico, en nada palpable, en nada que te aleje del camino. Sólo te hace ser alguien con mucho que aportar y ofrecer a otras personas que realmente se preocupen en buscar calidad en las personas entre las que se rodean.

Y si yo no fuera así, ahora mismo, estaría poniendo alguna foto en el baño con el alicatado de los 80' de fondo o rodeada de gente que parece que me quiere, escribiendo sobre que mis amigos tienen novia y pasan de mí, en lo chupi bien que me lo pasé el sábado no sé dónde, o escribiendo cosas inventadas que poco tienen que ver con mi reflexión, o abordando noticias actuales y hablando de política o economía sin saber ni lo que digo. Y nadie leería el blog, o lo leerían de pasada, o no comentarían, o nadie se engancharía o nadie dedicaría 3 minutos a criticarlo.

Amén de ver porno todos los días, ser multiorgásmica y escribe bien ser inteligente, escuchar jazz y estar buena, al mismo tiempo... jajaja :P

Dra. M dijo...

Me he sentido muy identificada con tu post; pero al igual que tú, creo que es mejor la opción de la soledad que un rebañito indiferente e hipócrita, de medias sonrisas...
También estoy de acuerdo con Mariete en que los rebaños son lobos que lavan sus culpas en nombre de la colectividad; los rebaños raramente respetan al diferente.
He llegado un punto en el que los miro desde fuera, los tolero y a veces me meten en sus extraños (e irremediables) ritos del café:p

Un abrazo.

ulises dijo...

Me han gustado tus reflexiones, tanto en la entrada como en los comentarios. Yo no veo que te estés quejando de nada simplemente te estás dando cuenta de una transformación que está sufriendo tu persona.
Lo gracioso es que luego vienen los 40 y con la crisis de la edad afloran de nuevo las locuras de los 20. La mejor de todas es una llamada "One World", pero hay que pedirse un año de excedencia.